Sri Lanka

Foto: Howard Davies/Oxfam
Javascript is required to view this map.

Después de 30 años de guerra civil, Sri Lanka entró en 2009 en un período de post-guerra, formando parte del grupo de los países con una renta mediana-baja.  Este contexto ha permitido abrir un espacio para lograr una paz sostenible y un proceso de desarrollo, en el que los ciudadanos han empezado a contar con oportunidades para superar la pobreza y las desigualdades.

Sri Lanka en contexto

Los principales indicadores económicos y sociales para Sri Lanka son muy positivos, mostrando fuerte progreso en muchos de ellos:

  • El índice de Desarrollo Humano en Sri Lanka está ubicado en categoría alta;
  • la economía está creciendo; ha habido una reducción dramática en el nivel de pobreza; y
  • el país se encuentra listo para cumplir con varias de las metas para el nuevo milenio.

Estos sorprendentes logros, emparejados con la desaparición de un estado “frágil”, a pesar de haber  sufrido casi tres décadas de conflicto interno y guerra, presentan una situación positiva en general.

Aún existen grandes brechas

Los anteriores indicadores, sin embargo, no reflejan las continuas desigualdades y tendencias de pobreza dentro de los contextos sociales, económicos y políticos de Sri Lanka. El polo de atención está centrado en el desarrollo económico, donde se realizan inversiones de gran envergadura en infraestructura y desarrollo del sector privado, sin ningún énfasis en el también importante proceso de reconciliación y de la reconstrucción socio política. Muchas de las causas subyacentes de la guerra aún permanecen. Están resurgiendo viejos resentimientos, riesgos y vulnerabilidades que repercuten negativamente en el tejido social, político y económico del país.

Los próximos cinco años serán cruciales para la creación de una paz justa y sostenible.

La estrategia de Oxfam para Sri Lanka

Enmarcado dentro de nuestra visión en el país, “Todos los ciudadanos, especialmente mujeres y grupos vulnerables, tienen el derecho de vivir dignamente y libres de injusticias, pobreza y conflictos,”. Nuestro trabajo engloba las siguientes áreas:

Justicia económica
Las personas más pobres y vulnerables, mayoritariamente  mujeres, han mejorado su seguridad alimentaria, gozan ahora de medios de vida que les permiten tener  mayor autonomía.

Justicia de género
Más mujeres pobres y vulnerables exigen ahora sus derechos, buscan vivir libres de violencia y ocupan más cargos de liderazgo. De esta manera, cada día más mujeres van adquiriendo influencia dentro de las estructuras del país y contribuyen a un cambio social real.

Reducción en el riesgo ante desastres y crisis humanitarias
Las comunidades vulnerables, particularmente mujeres, ahora son más resistentes a los impactos negativos de los desastres naturales,  cambios en los patrones climáticos y conflictos.

Además de estas tres grandes áreas, también contamos con otros dos temas transversales completamente integrados en nuestros programas:

  •      Construcción de la paz y transformación del conflicto.
  •      Promoción de una ciudadanía responsable y activa.
Permalink: http://oxf.am/wfS