Comité de Oxfam de agua y saneamiento, campo de refugiados de Jamam.

Un año después, Sudán del Sur se tambalea bajo el peso de una economía en crisis

“Sudán del Sur es cada vez más dependiente de la ayuda alimentaria. Sin embargo, con la paz, una economía estable, y la inversión en su futuro, Sudán del Sur sería más que capaz de alimentarse a sí mismo.”
Published: 9 July 2012

La subida de precios de los combustibles y de los alimentos agrava la crisis humanitaria como en los países en crisis económica

Un año después de la independencia de Sudán del Sur el 9 de julio, el joven país se enfrenta a su peor crisis humanitaria desde el final de la guerra en 2005, bajo el peso de una severa crisis económica severa y un conflicto en curso. Los esfuerzos a largo plazo y de emergencia para ayudar a casi la mitad de la población, que no tiene suficiente para comer, podrían caer en balde por una economía fuera de control, según advirtió la agencia de ayuda internacional Oxfam.

Las imprescindibles inversiones en infraestructuras y servicios, tales como nuevas carreteras, escuelas, asistencia sanitaria y sistemas de agua se redujeron, ya que el país se enfrenta a una catástrofe económica. El precio de los alimentos y el combustible han alcanzado niveles sin precedentes. La inflación se disparó un 21,3 % en febrero y el 80 % en mayo, alejando los alimentos esenciales y suministros del alcance de la gente común. La mitad de los 9,7 millones de personas de Sudán del Sur se enfrentan a la escasez de alimentos, un número más del doble de las personas en la misma situación el año pasado.

En la región de Alto Nilo de Sudán del Sur, donde Oxfam está proporcionando agua y saneamiento a los refugiados que huyen de los combates que continúan en Sudán, la inflación y el conflicto han subido los precios del combustible hasta un 111 %. Un barril de 200 litros de combustible ahora cuesta hasta 1600 dólares, en comparación con los 600 que costaba en enero de este año. Un barril utilizado para bombear agua en los tanques de agua de Oxfam para las 32.000 personas en el campamento de refugiados de Jamam dura sólo dos días.

La lucha diaria por sobrevivir

"El júbilo de la independencia está atemperado por la realidad de una lucha diaria para sobrevivir", dijo Helen McElhinney, responsable de incidencia política de Oxfam. "Algunas personas están viviendo con una comida al día, y se ha duplicado el número de personas que necesitan de ayuda alimentaria en comparación con el año pasado. Las personas refugiadas están en pésimas condiciones en los campamentos de la frontera, sin agua suficiente para todas. El Gobierno de Sudán del Sur debe trabajar con la comunidad internacional para poner de nuevo en marcha, urgentemente, su frágil economía, para evitar que el país más nuevo del mundo se hunda todavía más en una crisis prolongada".

Desde el año pasado, el aumento del conflicto armado entre Sudán y Sudán del Sur ha detenido el comercio, cortando el flujo de personas, combustibles y bienes, y ha afectado a la capacidad de las personas para ganarse la vida. En los estados fronterizos, los mercados están casi vacíos y los precios de los alimentos básicos, tales como la lata de mijo, una medida que alimenta a una familia de cinco personas durante dos días, se han cuadruplicado. El valor de la libra del Sudán del Sur se ha desplomado frente al dólar, dejando a los pequeños comerciantes sin bienes importados en las estanterías de sus tiendas, de los que el país depende en gran medida.

El gran potencial de Sudán del Sur

Sudán del Sur es cada vez más dependiente de la ayuda alimentaria. Sin embargo, con la paz, una economía estable, y la inversión en su futuro, Sudán del Sur sería más que capaz de alimentarse a sí mismo,

Sudán del Sur es rico en tierra fértil y agua, pero menos del cinco por ciento se utiliza para el cultivo. Los años siguientes al Acuerdo General de Paz permitieron el florecimiento de la agricultura, y en 2008 lo que entonces era el sur de Sudán produjo una excelente cosecha de cereales debido  las lluvias y al apoyo gubernamental, por lo que fue autosuficiente en su alimentación básica por primera vez.

"Sudán del Sur tiene el potencial para alimentarse a sí misma, y podría ser el granero de la región. En cambio, la reanudación del conflicto y la grave recesión económica comportan que más personas se enfrenten ahora a la escasez de alimentos que desde el acuerdo de paz de 2005, que puso fin a la guerra civil más larga de África. No debemos permitir que las grandes inversiones en la agricultura, distribución de agua, educación y otros servicios caigan en saco roto por la crisis económica y el aumento de los conflictos. Cuanto más tiempo se prolongue la crisis, mayor será el riesgo de que el desarrollo de Sudán del Sur se pierda, y su enorme potencial latente quede en nada ", dijo Helen McElhinney.

Oxfam pide a los gobiernos de ambos países que, con el apoyo de la comunidad internacional, vuelvan a centrarse en las negociaciones dirigidas por la Unión Africana, y solicita a los donantes que aseguren que se satisfacen tanto las necesidades humanitarias inmediatas como las de desarrollo a largo plazo.

Más información

La respuesta de Oxfam en la crisis de Sudán y Sudán del Sur

Notes to Editors

Los refugiados y los repatriados en Sudán del Sur
Los conflictos en los estados de Sudán Nilo Azul y Kordofán, han provocado que Sudán del Sur albergue ahora a 170.000 refugiados provenientes de esas áreas, la mayoría se han instalado en regiones remotas y pobres de Sudán del Sur que ya tienen dificultades para asistir a las poblaciones locales. Los refugiados siguen llegando a los campamentos donde las agencias humanitarias están ya sobrecargadas con la entrega de de alimentos, agua y refugio. Además, cerca de 400.000 habitantes han regresado desde Sudán hasta Sudán del Sur desde finales de 2010, incrementando así la presión sobre los escasos recursos en uno de los países menos desarrollados del mundo. Muchos de los repatriados han vivido la mayor parte de sus vidas en el norte y se enfrentan a múltiples dificultades culturales, económicas y de seguridad a su regreso.

Evacuando a los refugiados
Las lluvias caídas en el campo de refugiados de Jamam hacen ahora imposible la respuesta humanitaria en algunas partes del campamento. La reubicación de los refugiados de la zona de Jamam es urgente ya no sólo debido a la falta de agua potable, sino también porque muchas de las tiendas y alojamientos provisionales se encuentran en una llanura anegada. No se puede garantizar a las personas un lugar seco para su vivienda, ni evitar los riesgos sanitarios a causa de las enfermedades transmitidas por el agua en los próximos tres meses. Oxfam ha estado solicitando desde febrero, antes de que las lluvias hicieran su traslado demasiado difícil, que se realizase la reubicación de los refugiados del campamento de Jamam a un nuevo emplazamiento donde la gente tuviera acceso a una cantidad segura de agua potable para satisfacer sus necesidades.

¿Qué está haciendo Oxfam en Sudán del Sur?
Oxfam ha trabajado en Sudán del Sur durante los últimos 30 años tanto realizando acción humanitaria como desarrollo a largo plazo, en sectores como agua y saneamiento, promoción de la higiene, salud pública, medios de vida sostenibles, seguridad alimentaria y programas de educación en todo el país. También trabajamos a través de socios locales y de organizaciones de la sociedad civil, incluyendo grupos de mujeres.

Permalink: http://oxf.am/Js9