Teatro infantil para educar en prevención de riesgos. Foto: Oxfam
Teatro infantil para educar a niños y niñas en cómo actuar ante posibles terremotos y tsunamis

La prevención de riesgos comienza en la escuela

La zona costera de Ecuador es parte del cinturón de fuego del Pacífico, una franja del planeta altamente sísmica y expuesta a ese tipo de fenómenos. Este panorama puede ser implicar menos riesgo si se prepara a las comunidades a reducir potenciales riesgos y a aprender a convivir con su entorno.

Para lograrlo, Oxfam y el Centro Internacional de la Diversidad Cultural han realizado un ciclo de visitas a 10 centros educativos ubicados en la zona de posible inundación, identificadas en el mapa de riesgos de tsunamis elaborado por el Instituto Oceanográfico de la Armada del Ecuador.

Una de las alianzas clave para la reducción de riesgos es la que se teje con el sector educativo. Las y los estudiantes no son sólo receptores de información sobre prevención de desastres. Con la adecuada orientación de sus docentes, niñas y niños pueden convertirse en fuentes de información importantes para su familia y su comunidad. En la escuela aprenden que la prevención y la reducción de riesgos son una responsabilidad compartida y sobre todo, una forma de proteger sus vidas.

Para el director del Centro Internacional de la Diversidad Cultural, Jacinto Fierro, el reto es “educar sin asustar”. Fierro explica que esta iniciativa “incorpora temas relativos a la construcción de paz y el respeto de los derechos humanos en crisis humanitarias”. Su metodología se basa, además, en la participación y la integración cultural.

Educar en prevención

¿Las escuelas podrían declararse lugares libres de desastres? ¡Claro! La tarea significa trabajo permanente y sistemático, pero sus resultados pueden marcar la diferencia en situaciones de desastre. Así lo comprobó la última activación de la alerta de tsunami en Esmeraldas, en ocasión del terremoto que azotó a Japón en marzo de 2011. Según cifras oficiales, más de 85 mil personas fueron evacuadas a tiempo y en orden en esa provincia, gracias al sistema de alerta temprana, implementado con apoyo de Oxfam y la Comisión Europea en agosto del 2010.

Ambas organizaciones, de la mano con la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos y el Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de Esmeraldas, trabajan desde entonces para que las comunidades de la zona vivan más seguras y mejor preparadas.

Las maestras y los maestros, en alianza con organizaciones especializadas, tienen la posibilidad de incorporar la prevención de desastres en el currículum de enseñanza, organizar brigadas escolares y generar estrategias comunitarias para hacer de las escuelas lugares seguros y protegidos.

Más información:

El trabajo de Oxfam en Ecuador 

Permalink: http://oxf.am/JR4