Wovogu Anglican Primary School, Tamale: Jamila Yakubu (6) and her sister. Caption: Helen Palmer/Oxfam
El gobierno ghanés ha invertido un quinto de su presupuesto nacional en educación.

Alemania en Ghana: financiando educación primaria gratuita para todo el mundo

Datos esenciales:

  • Ghana ha suprimido las tasas de matrícula para las escuelas primarias y ha aumentado su apoyo económico a las escuelas.
  • Desde entonces, más de 1,2 millones de niños más han podido asistir a la escuela, lo que equivale al doble de la población de Fráncfort.
  • En 2006, Ghana reservó un quinto de su presupuesto total para invertirlo en educación.

Casi la mitad de la población de Ghana vive con menos de 1 dólar americano al día. De cada 10 niños ghaneses, 1 nunca llegará a cumplir 5 años. 4 de cada 10 hombres y mujeres en el país no saben leer ni escribir y, en los últimos años, solamente el 62% de los niños en edad de asistir a la escuela primaria realmente iban al colegio. Ante esta situación, el gobierno de Ghana con ayuda de Alemania y otros países contribuyentes ha tomado cartas en el asunto para conseguir cambios importantes.En 2003, el gobierno de Ghana anunció la supresión de las tasas de matrícula para las escuelas primarias y ofreció una pequeña subvención a las escuelas para cubrir los costes de los alumnos y animar a más niños a ir al colegio. Siguiendo la recomendación de la Campaña Mundial por la Educación, el gobierno ghanés ha invertido recientemente un quinto de su presupuesto nacional en educación. Sin embargo, los recursos nacionales no son suficientes por lo que se ha contado con el apoyo de países ricos como Alemania, que ha aportado 19,6 millones de euros de ayuda directamente al gobierno de Ghana entre los años 2004 y 2006. Este tipo de dotaciones económicas están supervisadas para garantizar su transparencia, y pueden emplearse para pagar el sueldo de los profesores, construir nuevas escuelas y conceder subvenciones a las escuelas en beneficio de los alumnos.

 

¿Cuáles han sido los cambios conseguidos?

Durante el primer año, aumentó el número de niños escolarizados en educación primaria de un 62 a un 69%, y en el transcurso de dos años académicos, 1,2 millones de niños más pudieron asistir a la escuela en Ghana. Además, la escolarización de las niñas aumentó más que la de los niños tras haber estado estancada durante los dos años anteriores, lo que es muy importante ya que está demostrado que las niñas que han recibido educación tienen menos probabilidades de contraer el VIH y consiguen trabajos mejor remunerados. Por otra parte, el número de alumnos también aumentó en otros países que decidieron suprimir las tasas de matrícula y poner la educación al alcance de todos: en Uganda, el número de niños inscritos en la escuela primaria aumentó en 4 millones entre 1997 y 2000; en Kenia, en 2003, había subido 1,3 millones; y en Tanzania, sufrió un aumento de más del doble hasta alcanzar los 3 millones.


Sin embargo, a pesar de los progresos obtenidos, todavía hay más de 150.000 niños en edad escolar que no van a la escuela primaria en Ghana, cifra que equivale aproximadamente a la población de Heidelberg. Asimismo, hay una carencia de profesores debidamente cualificados. A modo de ejemplo, en 2004 sólo el 56% de los profesores de Ghana tenían una formación completa. En muchos casos, estos profesores deben enseñar a clases de más de 100 niños. Por si fuera poco, Ghana también carece de un número de aulas suficientes y se estima que para ofrecer educación para todo el mundo, tendrían que construirse 1.000 aulas nuevas por año durante los próximos cuatro años.

 

¿Qué ocurre a partir de ahora?
 

  • Alemania y otros países ricos deben aumentar la cantidad de ayuda que entregan directamente al gobierno ghanés para que el país pueda contratar a más profesores y construir más aulas, y así cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el campo de la educación. En 2006, Alemania entregó cerca de uno de cada cinco euros de ayuda directamente a Ghana.
  • También es necesaria la provisión de una dotación económica con la que financiar mejoras esenciales en la calidad de la enseñanza y asegurar unas elevadas tasas de finalización escolar. Conseguir que todo el mundo tenga acceso a la educación primaria es un objetivo viable y si los países ricos continúan ofreciendo su ayuda podrá alcanzarse en un futuro próximo.

 Otros ejemplo

 Italia en Mozambique: invirtiendo en asistencia sanitaria

 Reino Unido en Nepal: apoyando la salud materna y la asistencia sanitaria gratuita