Women returning to their destroyed villages in the DRC. Credit: Tineke D'haese/Oxfam
Los conflictos violan los derechos inherentes de las personas

Paz y seguridad

Oxfam trabaja para reducir el número de personas enfermas, desplazadas o muertas como consecuencia de conflictos armados. Intentamos garantizar la seguridad de los niños, que son las víctimas inocentes de todos los conflictos.

La prevención de los conflictos empieza en el plano local, allí donde podemos ayudar a las comunidades a identificar las causas de base del conflicto y a encontrar una respuesta constructiva para conseguir la paz.

Las iniciativas de paz y seguridad de Oxfam se centran en un principio de base: los conflictos violan los derechos inherentes de las personas.

Nuestro trabajo está concebido para dotar a las personas de la capacidad para conseguir la paz en el plano local, para enfrentarse a aquéllos que sacan provecho de los conflictos y para defender la paz.

Capacitación para conseguir la paz

Las personas que se ven afectadas por los conflictos no son víctimas inútiles, sino que ellos, y sobre todo ellas, son las mismas personas que pueden evitar la violencia y resolver los problemas que conducen a los conflictos. Nosotros financiamos la formación de personas comprometidas con la prevención de conflictos y los dotamos de los recursos necesarios para conseguirlo.

Por ejemplo, los grupos financiados por Oxfam trabajan para aliviar la tensión entre los grupos étnicos somalíes y boren que se disputan el agua y las tierras para el pastoreo. Se crearon grupos de negociación que entablaron un productivo diálogo para frenar la violencia.

Enfrentarse a aquéllos que sacan provecho de los conflictos

La historia está plagada de ejemplos de personas que han sacado provecho de las “economías de guerra”. Este tipo de explotación promueve los conflictos y la inestabilidad, mientras diferentes grupos se disputan el control sobre los recursos naturales o se benefician del comercio de armas. Oxfam promueve políticas que eliminan estos incentivos de los conflictos.

Por ejemplo, hemos ayudado a gobiernos y al sector del diamante a desarrollar un sistema para rastrear el origen y camino comercial de los diamantes, de forma que no se acepten las piedras provenientes de zonas en conflicto.

Defensa de la paz

Oxfam lucha para garantizar que los sistemas y leyes concebidos para proteger a la gente en circunstancias de conflictos (como las partes de la Convención de Ginebra que establecen los derechos de los civiles en tiempos de guerra) se respetan, defienden y que funcionan adecuadamente. En muchos casos esto supone presionar a los gobiernos a respetar y ejecutar acciones de acuerdo con sus propias obligaciones.

También tenemos en marcha campañas para frenar la provisión de armas que contribuye a avivar el fuego de los conflictos. Conjuntamente con otros aliados como Amnistía Internacional e IANSA, apelamos para conseguir controles más estrictos en el comercio mundial de armas ligeras a través de la campaña Armas bajo control.

Esta campaña consiguió un objetivo esencial en 2006, cuando los gobiernos de todo el mundo votaron por el desarrollo de un Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas. Oxfam trabaja actualmente para asegurar que dicho tratado es eficaz.