¿Un buen negocio consiste simplemente en ganar dinero – o debería abarcar algo más?
¿Un buen negocio consiste simplemente en ganar dinero – o debería abarcar algo más?

La pobreza y el sector privado

Los países pobres podrían beneficiarse plenamente de todo lo que el sector privado puede ofrecer – desde trabajos dignos y mano de obra cualificada hasta nuevas inversiones e ideas innovadoras. A la hora de afrontar la pobreza en el mundo, resulta indispensable asegurar que el sector privado tenga un papel destacado. De hecho, vencer a la pobreza depende de ello.

En los países en vías de desarrollo cada vez existe una mayor conciencia de que, mientras las empresas multinacionales obtienen beneficios inmensos produciendo para y vendiendo a los pobres del mundo, las empresas aportan demasiado poco a la hora de mejorar su bienestar económico y social. La gente es consciente de esta creciente desigualdad y exige cambios.
Las empresas – tanto grandes como pequeñas – pueden ayudar.

Exigir justicia

El sector privado posee el potencial para sacar a millones de personas de la pobreza. En especial, las grandes y poderosas empresas y corporaciones transnacionales ejercen un impacto tremendo sobre las personas pobres en los países en desarrollo.

Con inversiones mucho mayores de las que podrán aportar jamás los gobiernos mediante la financiación externa, pueden crear nuevos empleos y oportunidades, generar salarios para comprar mayor cantidad de bienes y servicios y transmitir nuevas e importantes habilidades.

Pero cuando las grandes empresas internacionales pagan salarios bajos, permiten condiciones laborales deficientes y peligrosas e ignoran los derechos de las personas – como en ocasiones hacen –, ellas tienen mucho más complicado salir de la pobreza.

Debido a este poder para influir en la vida de las personas, es esencial que Oxfam trabaje con el sector privado. Por tanto, tratamos de influir en las empresas para que mejoren sus políticas y sus prácticas cuando elaboran sus productos en las fábricas de los países pobres.

Por ejemplo, recientemente más de 96 mil colaboradores de Oxfam nos ayudaron en una importante campaña para lograr que Starbucks apoyase los esfuerzos de Etiopía para registrar comercialmente los nombres de sus granos de café más vendidos. En junio de 2007, Starbucks y el Gobierno de Etiopía alcanzaron un acuerdo histórico, permitiendo así que los cultivadores puedan vender sus granos a mejor precio.

Colaboración con la comunidad

Trabajamos también con empresas comprometidas a lograr un impacto positivo en los países en desarrollo. Muchas comunidades locales se están organizando para exigir que las empresas – en el ámbito regional, nacional e  internacional – inviertan en las comunidades en las que centran su trabajo. Oxfam apoya a estos emprendedores, negocios familiares, productores y trabajadores locales, ayudándolos a llevar sus esfuerzos a buen puerto y a encontrar soluciones duraderas para superar la pobreza.

Y por último, también hacemos campaña por el cambio [enlace a la página de campañas] a escala mundial. Nuestra campaña “Make Trade Fair” (Comercio con justicia) ha sometido a presión a las farmacéuticas internacionales Pfizer y Novartis para que dejen de obstaculizar el acceso de los países pobres a medicamentos baratos – un ejemplo más del compromiso de Oxfam de incitar a las empresas, grandes y pequeñas, a trabajar para todos.