Credit: Tom Greenwood/Oxfam

Día Internacional de la Mujer 2011

La negación de los derechos fundamentales de las mujeres es una de las principales causas de la pobreza. En Oxfam, ponemos en el eje de nuestro trabajo el garantizar los derechos de las mujeres y, gracias a este enfoque, millones de mujeres en todo el mundo se están capacitando, controlan sus vidas, son líderes en sus comunidades y logran superar la pobreza y el sufrimiento.

Este 8 de marzo de 2011 participaremos en el Día Internacional de la Mujer –junto con millones de personas en todo el mundo -, un día para celebrar los logros conseguidos y poner de relieve lo que aún queda por hacer para crear un mundo más equitativo. Y no es un año como cualquier otro: este año celebramos el Centenario de este día. Es una oportunidad crucial para aumentar la conciencia ante la desigualdad tanto a nivel local como internacional, y para revitalizar la demanda pública para conseguir un cambio positivo.

Mujeres y cambio climático

En  las conversaciones sobre Cambio Climático de Cancún se estableció un Fondo Global para que las poblaciones más pobres puedan adaptarse a los efectos del cambio climático. Las necesidades de las mujeres deben estar en un lugar preferente en este fondo, ya que se encuentran entre los colectivos más vulnerables y son las que más soluciones están buscando para hacerle frente. 

Mujeres y alimentos

Las mujeres producen la mayoría de los alimentos del mundo, sin embargo, el sistema agrícola está en su contra. Carecen de  voz  en la toma de decisiones - desde el hogar hasta el ámbito internacional, rara vez son propietarias de las tierras donde trabajan y tienen complicado el acceso a ayuda gubernamental y diferentes subvenciones que están disponibles para los hombres. Ha llegado el momento de que se reconozca y apoye su papel crucial, ya que el 80% de los productores agrícolas en el mundo son mujeres.

Mujeres y aumento del precio de los alimentos

Las mujeres y los niños pobres serán los más afectados si los precios mundiales de los alimentos siguen aumentando. En muchos países son las mujeres quienes se encargan de alimentar a sus familias y, cuando los tiempos son difíciles, son ellas las que renuncian a comer para que su familia tenga lo suficiente.

Los gobiernos deben actuar ahora  para ayudar a los que ya están sufriendo esta crisis, evitar otra crisis mundial y ayudar a acabar con el hambre casi mil millones de personas en el mundo.

Permalink: http://oxf.am/ZX2