Derechos Laborales

La globalización y el comercio han hecho que millones de mujeres de países en vías de desarrollo entren en el mercado laboral. Su trabajo contribuye a elevar la riqueza mundial y los beneficios de algunas de las empresas más poderosas del mundo. Sin embargo, a las trabajadoras se les niega de forma sistemática una parte justa de los beneficios producidos por su trabajo.

Consulta el diagrama interactivo:

Dumping

Las empresas desean tener una producción más rápida, flexible y barata en sus cadenas de producción y esto va en contra de las leyes laborales que dicen defender.

Las trabajadoras y sus familias son las que pagan por ello. Las consecuencias son contratos sin ningún tipo de seguridad, una producción cargada de presiones e incluso la intimidación en los centros de trabajo. Los gobiernos, que compiten por atraer la inversión extranjera y potenciar sus exportaciones, suelen contribuir a agravar el problema. En lugar de fortalecer la protección de los derechos laborales, comercian con ellos como si se tratara de mercancías.

Oxfam y sus organizaciones socias en todo el mundo llevan a cabo una campaña mundial para acabar con esta doble moral y para que el comercio juegue a favor de las mujeres trabajadoras.

 

 Lee la historia de las recolectoras de fruta chilenas