Cómo proporcionamos ayuda en situaciones de crisis

Cuando se produce una emergencia, estamos ahí.

Ayudamos a personas atrapadas en situaciones de conflicto o afectadas por desastres naturales. Nuestros equipos responden simultáneamente a una media de 50 emergencias en todo el mundo. Durante los últimos 70 años, hemos trabajado en la mayor parte de las crisis humanitarias más graves.

En un primer momento, proporcionamos agua limpia, alimentos y saneamiento en las zonas afectadas por el desastre e intentamos garantizar, en la medida de lo posible, la protección de la población civil.

También tratamos de reducir los riesgos de las personas pobres ante futuros desastres a través de programas de desarrollo a largo plazo y campañas dirigidas a abordar las causas de la pobreza.
Nuestros principios humanitarios se basan en la defensa de los derechos humanos. Seguimos diversas directrices internacionales.

Somos imparciales: proporcionamos ayuda humanitaria en función de las necesidades e independientemente de la raza, del género o cualquier otro aspecto. Somos independientes de Gobiernos y organizaciones políticas.

Apoyamos, cada vez más, a actores locales para que asuman el liderazgo de las respuestas a las emergencias en sus propios países.

En ocasiones, nuestros recursos y experiencia son más necesarios en algunos lugares que en otros. A veces, la violencia o la falta de dinero nos impiden trabajar en lugares en los que, de lo contrario, lo haríamos. Somos conscientes de estos retos y trabajamos duro para superarlos.