Ugandan woman refugee with her child. Photo: Grace Cahill/Oxfam

Conflicto en la R.D. del Congo

“Tengo 27 años y nunca he vivido una situación sin violencia, sufrimiento, hambre, muerte y enfermedades. Me siento culpable por mis hijos, por no poder darles un futuro mejor.”
Eddy Mbuyi
Refugiado congoleño

Este 2014 nos da motivos para ser un poco más optimistas y pensar que el fin de décadas de conflicto armado en el este de la República Democrática del Congo está más cerca. Los logros políticos y militares durante el 2013, incluyendo el aumento de la cooperación regional y la disolución del grupo militar M23, abre nuevas esperanzas para millones de congoleños.

De todas maneras, las comunidades de Kivu del Norte y Sur aún se enfrentan a asesinatos, violaciones, secuestros, torturas y extorsiones económicas a manos de muchos grupos armados que todavía controlan gran parte de la región. Las fuerzas de seguridad del gobierno también han llevado a cabo abusos contra la población civil. Las familias viven destrozadas por la continua tensión de vivir bajo la violencia y la explotación, con niños que no pueden asistir a la escuela, una escasez de alimentos generalizada y la consiguiente desnutrición, una atención sanitaria inadecuada y la falta de instalaciones de agua potable y saneamiento.  Muchas de ellas han tenido que huir varias veces durante este año pasado a causa de la violencia.

Más de 2,75 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares en el país, muchas de ellas de varios sitios en pocos meses, y más de 398.000 viven en 31 campos de desplazados y dependen exclusivamente de la ayuda humanitaria.

Voces desde el Congo: testimonios de personas que han huido del conflicto

El trabajo de Oxfam

Hemos proporcionado ayuda humanitaria en diferentes campamentos del este de la R.D. del Congo mediante el suministro de agua potable y saneamiento, promoción de la higiene, apoyo a medios de subsistencia, programas de alimentación.

En el campamento Bulengo, en sólo seis semanas hemos puesto en marcha un sistema de tuberías que nos permite bombear el agua directamente del lago Kivu, por medio de un tanque y grifos. De ese modo, el agua llega a más de 50.000 desplazados.

En Mugunga, hemos estado suministrando agua y servicios de saneamiento durante unos meses y somos una de las principales agencias en un campo que acoge más de 60.000 personas.

En Masisi (al norte de Goma) hemos puesto en marcha un nuevo programa de abastecimiento de agua y saneamiento para más de 45.000 personas.  Disponer de instalaciones de agua adecuadas era muy necesario en una región donde hay un gran movimiento de gente y se han visto muchos casos de cólera.

La respuesta internacional

2014 podría ser el año clave para la construcción de la paz. Sin una acción inmediata para mantener una situación estable y segura, la población del este del Congo se enfrenta otra vez a un nuevo ciclo de violencia, sufrimiento, muertes, extorsión y desplazamientos.

La comunidad intenacional debe seguir presionando a todos los gobiernos de la región para:

  • proporcionar seguridad más allá de las áreas urbanas.
  • llevar a cabo reformas duraderas en materia de seguridad
  • responsibilizarse de las necesidades de las comunidades y
  • garantizar el acceso seguro de las agencias humanitarias a las zonas más afectadas para que podamos llegar a los 2,75 millones de personas que necesitan asistencia urgente.

Más información

En imágenes: La vida en los campamentos de desplazados internos de R.D. del Congo

Video: Detengamos la masacre en Congo

Historia: R.D.Congo: Soñando con una vida mejor

Última actualización: enero de 2013

Distribuir contenido
Permalink: http://oxf.am/JRA