Olga Cherkasova, florista
El negocio de Olga está floreciendo gracias a su determinación y a una formación básica

Rusia: Apoyando a jóvenes emprendedores con microcréditos y formación

“Fue muy útil: antes no sabía nada sobre impuestos o sobre cómo gestionar personal”
Olga Cherkasova
Florista formada por el Programa Ruso de Empresas Jóvenes

En Rusia, 60 millones de personas no tienen acceso a los servicios financieros, debido a una infraestructura inadecuada y a serios obstáculos administrativos. Esto significa que es muy difícil para las personas obtener un préstamo para comenzar un negocio o recibir más apoyo a medida que su negocio avanza.

Por esta razón, el trabajo de Oxfam se ha centrado en la creación de oportunidades económicas para las personas pobres, ayudándoles a ganarse la vida de manera sostenible por medio de la creación de sus propias pequeñas empresas. Gracias al apoyo de Oxfam,  4000 personas pudieron comenzar su propio negocio en 2008, aumentando los ingresos de su familia en un promedio del 30% y su acceso a los servicios médicos, nutrición y vivienda.

Yuriy Lavinsky, director de Micro Finance Fund, el cual, junto con el Programa Ruso de Empresas Jóvenes de Oxfam, suministra préstamos a empresarios y empresarias, explica la importancia de este programa en el contexto posterior a la recesión. "Los bancos recortan el número de préstamos disponibles para las empresas nuevas", dice, y "ofrecemos una fuente alternativa de financiación para los empresarios y las empresarias". Una parte de ese apoyo se proporciona como formación y tutorías. Los seminarios sobre impuestos y gestión proporcionan a los jóvenes las aptitudes necesarias para acceder al mercado, a la vez que los tutores les ofrecen orientación y sugerencias.

Un negocio floreciente

Para Olga Cherkasova, una joven florista, la formación proporcionada por el Programa Ruso de Empresas Jóvenes fue inestimable. "Fue muy útil: antes de esto, no sabía nada sobre impuestos o cómo gestionar personal".  La floreciente empresa de Olga es testimonio de su gran capacidad de resistencia. Como tiene que trabajar durante largos turnos nocturnos, Olga solo puede ver a ratos a sus hijos, pero está convencida de que "algún día tendré al menos diez tiendas en esta ciudad".

Convirtiendo la basura en rublos

Igor amid piles of cardboard and paperIgor tuvo la idea de comenzar un negocio de reciclaje, al sentirse cada vez peor por la cantidad de basura que se apilaba en las calles de las ciudades rusas. Según sus propias palabras: "En mi ciudad no había servicios eficaces para tratar el problema". Junto con sus empleados, Igor tiene un acuerdo con los principales restaurantes y negocios para recoger su basura y venderla a las plantas recicladoras. A pesar de que el reciclaje es poco popular, Igor cree que puede cambiar la actitud de las personas: "Espero poder cambiar la situación y mejorar los servicios en esta ciudad".

Permalink: http://oxf.am/4Bj