Objetivo y convicciones de Oxfam

Nuestra visión

  1. La visión de Oxfam consiste en un mundo justo y sin pobreza. Imaginamos un mundo en el que las personas puedan influir en las decisiones que afectan sus vidas, disfrutar de sus derechos y asumir sus responsabilidades como ciudadanos de pleno derecho de un mundo en el que todos los seres humanos son valorados y tratados con equidad.

Nuestro objetivo

  1. El objetivo de Oxfam es ayudar a encontrar soluciones duraderas a la injusticia de la pobreza. Somos parte de un movimiento global que aboga por un cambio que capacite a las personas para crear un futuro seguro, justo y libre de pobreza.

Cómo conseguir nuestro objetivo

  1. Oxfam utiliza una combinación de programas de desarrollo sostenible basados en derechos, educación pública, comercio justo, compañas, incidencia y acción humanitaria en desastres y conflictos. Al hacerlo, queremos ser innovadores y prácticos, así como aprender de los demás, a fin de incrementar nuestro impacto a gran escala.
  2. Oxfam, dentro del marco de trabajo de desarrollo basado en derechos, desafía las causas estructurales de la injusticia que generan la pobreza a nivel global, regional, nacional, local, de comunidad y familiar. Vinculamos lo local con lo global, y trabajamos con socios locales a todos los niveles. Lo hacemos mediante campañas e incidencia directas y en alianza, reforzando y capacitando las organizaciones locales, ayudando a las personas cuando es necesario y apoyando el desarrollo de estructuras que rindan cuentas y beneficien directamente a las personas que viven en la pobreza.
  3. Oxfam reconoce la importancia fundamental de la justicia de género, la diversidad, la ciudadanía activa, la transparencia, el buen gobierno y de la respuesta efectiva a las crisis medioambientales y de otra índole a las que se enfrentan las comunidades vulnerables y los países en desarrollo.
  4. En la consecución de este objetivo, Oxfam rendirá cuentas a todos los implicados, especialmente a aquellos que están sumidos en la pobreza. Seremos positivos, optimistas y comprometidos y tenderemos la mano a otros actores para incluirlos e involucrarlos.

Nuestras convicciones

  1. Todas las personas tienen derecho a desarrollar su potencial y a la oportunidad de vivir libres de pobreza, en un mundo seguro y más equitativo. Creemos que, con la acción humana y voluntad política debidas, es posible construir un mundo justo y sin pobreza.
  2. Oxfam suscribe todos los acuerdos internacionales sobre derechos y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Las personas tienen unos derechos básicos: el derecho a la vida y la seguridad; a unos medios de vida sostenibles; a ser escuchados; a tener una identidad; y a contar con acceso a los servicios sociales básicos.
  3. La pobreza es un estado en el que las personas tienen poco poder y en el que se les priva de tener la capacidad de influir en las decisiones que les afectan. La pobreza significa menos ingresos, muy pocos bienes, falta de acceso a servicios básicos y oportunidades, grandes desigualdades, inseguridad constante y muy pocas oportunidades de desarrollo.
  4. La pobreza está enraizada en la desigualdad y en la acción o inacción humana. Puede empeorar a causa de desastres naturales, violencia humana, opresión y daño medioambiental. Y el funcionamiento de algunas instituciones y mecanismos económicos contribuyen a su permanencia.
  5. Las mujeres y las niñas suelen ser las más afectadas por la pobreza; sus necesidades y derechos deben primar en la eliminación de este flagelo de la humanidad.
  6. En el siglo XXI nos enfrentamos a cambios y desafíos sin precedentes, incluyendo el cambio climático y sus consecuencias, hambrunas y crisis del precio de los alimentos, crisis financieras globales, un número cada vez mayor de crisis humanitarias, limitaciones energéticas, proliferación de armas, urbanización y falta de recursos naturales. Es posible hacer frente a estos desafíos, pero necesitamos un grado sin precedentes de cooperación y cohesión global para alcanzar los cambios necesarios.
  7. Los gobiernos deberían rendir cuentas a sus ciudadanos de la protección y promoción de sus derechos fundamentales, y todas las instituciones de la sociedad (gobiernos, empresas, organizaciones y grupos, incluyendo Oxfam) deberían también rendir cuentas del impacto de sus acciones en las personas y sus derechos económicos, sociales, políticos y culturales.
  8. Oxfam es una institución laica, de mente abierta y pluralista. Acogemos a personas de todas las creencias e ideologías que defiendan y fomenten los derechos humanos.

Trabajar juntos

  1. Oxfam es una confederación de afiliados provenientes de diversos contextos, todos dedicados a la consecución del objetivo de Oxfam y a la búsqueda del máximo impacto, sobre la base de sus respectivas fortalezas.
  2. Colaborando estrechamente entre todos ofreceremos un enfoque claro y coherente en todo el mundo y mejoraremos nuestro impacto colectivo, nuestra eficiencia, y contribuiremos a crear un mundo justo y sin pobreza.

Acordado el 24 de marzo de 2011 en el Patronato de OI en Bruselas

Permalink: http://oxf.am/4FG