Crisis en Siria

Foto : F. Muath / Oxfam
Sara estaba embarazada cuando huyó de Siria, y perdió a su bebé. Ahora vive con su marido y sus 3 hijos en un pequeño campo de refugiados en Jordania. Foto: F.Muath/Oxfam.

Más de tres años después del comienzo del conflicto en Siria la guerra no muestra señal alguna de aplacarse.  Una enorme cantidad de refugiados han huido del conflicto  y viven en emplazamientos inadecuados dentro de Siria o en otros países vecinos.

10,8 millones de personas necesitan ayuda dentro de Siria, casi la mitad de su población.

Ya hemos ayudado a más de 1,3 millones de personas afectadas por la crisis en Siria, el Líbano y Jordania. Y con su apoyo podremos ayudar a más.

La magnitud de la crisis

Desde la perspectiva humanitaria, el sufrimiento provocado por la crisis es sobrecogedor. De acuerdo con Naciones Unidas, desde el comienzo del conflicto en marzo de 2011, éste se ha cobrado más de 191.000 vidas y más de tres millones de personas se han visto obligadas a huir a países vecinos. Además de la violencia que continúa aumentando en el norte de Siria y su frontera occidental, ahora, los refugiados dicen seguir huyendo como consecuencia de una economía y un sistema sanitario muy deteriorados.

  • La ONU estima que 10,8 millones de personas necesitan ayuda dentro de Siria, de los cuales 6,4 millones son desplazados internos
  • Miles de personas siguen huyendo del país cada día.
  • Segùn los registros, más de 3 millones de refugiados sirios que han huido a países vecinos. Más de la mitad son niños y niñas.
  • Se estima que la población del Líbano ha crecido un 25% y la de Jordania un 10% como consecuencia de la oleada de personas refugiadas. Estas cifras están poniendo al sistema, las infraestructuras y las economías locales de estos países en una situación extrema. 
  • Según ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, más del 80% de las personas sirias refugiadas en Jordania vive en zonas urbanas, en las afueras de los campamentos. Quienes han huido al Líbano viven diseminados por el país en condiciones muy precarias y pagando alquileres inasumibles.

Nuestro trabajo en Jordania, el Líbano y Siria

Para el mes de julio de 2014, ya habíamos asistido a más de 1,3 millones de personas afectadas por la crisis. Ahora estamos preparando un programa para combatir el invierno a medida que se acercan los meses más fríos del año.

Abu Mustaffa y su nieto viven en Jordania

Abu Mustaffa y su nieto viven con su familia en un asentamiento improvisado en el valle del Jordán, donde Oxfam está proporcionando filtros de agua, kits de higiene y talleres sobre higiene.

Desde comienzos de este año, hemos socorrido a casi medio millón de personas refugiadas en Jordania y el Líbano, proporcionándoles agua potable, dinero en efectivo y materiales de emergencia como, por ejemplo, mantas y hornillos durante el invierno o vales para productos higiénicos durante el verano. También facilitamos información a las familias a cerca de sus derechos humanos y legales y les ayudamos a acceder a servicios médicos, legales o de apoyo.  

Desde Oxfam hemos construido bloques de letrinas y duchas en los campos de refugiados, asentamientos informales y en las rutas que utilizan las personas para huir de Siria a través del desierto. También hemos reparado letrinas en las comunidades de acogida e instalado sistemas de distribución de agua a través de tuberías en el campo de refugiados de Zaatari y en las comunidades de acogida en el Valle de la Bekaa en el Líbano.

Asimismo, desde Oxfam suministramos agua limpia a la población siria dentro del país a través de camiones cisterna y de iniciativas para la rehabilitación de las infraestructuras y reparación de pozos. Según nuestras estimaciones, así estamos proporcionando ayuda a aproximadamente un millón de personas en Siria.

En todo el mundo

Ayudar a los millones de víctimas de este conflicto es de vital importancia, pero no suficiente. Lo que en realidad se necesita es la paz. Durante los últimos tres años hemos hecho campaña y realizado labores de incidencia política en pro de una solución política, sostenible e inclusiva al conflicto. Así, hemos exigido un alto al fuego y que todas las partes de este conflicto detengan toda transferencia de armas y garanticen el acceso humanitario.

Actualizado el 29 de agosto 2014

Comparte esta página: