Las Convenciones de Ginebra cumplen 60 años

En el 2008, 280 trabajadores humanitarios murieron, fueron heridos o secuestrados como consecuencia de ataques políticos y criminales. La población civil es el principal blanco de los ataques, pero el bloqueo del trabajo humanitario es cada vez más frecuente. Además, la disminución de los fondos atribuidos globalmente a las causas humanitarias está limitando el trabajo de las ONG y la ONU de dar asistencia a las víctimas de conflictos armados.

Para llamar la atención sobre estos problemas y rendir homenaje al trabajo humanitario, la ONU ha instituido el 19 de agosto de 2009 como primer Día Mundial Humanitario.

Éstas son algunas de las historias que Oxfam ha recabado en las que el derecho internacional humanitario no ha sido respetado:

Sharif Omar- Jayyous

Es agricultor y tiene 66 años, vive en un pueblo situado en el norte de Cisjordania.   Su casa se encuentra en un lado del muro, pero sus cultivos están justamente al otro lado. Tardó siete meses en obtener un permiso que le daba el derecho de trabajar en su propia tierra, y en menos de medio año tendrá que renovarlo porque caduca. Su hijo Azzam, un muchacho de negocios, nunca le han concedido un permiso y no puede acceder a la tierra de su padre. Azzam puede viajar por Israel, a Tel Aviv o Haifa, pero no puede visitar a su familia.

Más de 10.000 personas viven en medio de un pueblo que se ha sido declarado “zona militar” por las autoridades israelíes y requieren de permisos de residencia para poder seguir viviendo en sus casas. Más de 35.000 palestinos viven atrapados en “zonas cerradas” entre el muro y la Línea Verde.
 

Afghanistan- Herat

Los civiles se llevan la peor parte del conflicto en Afganistán. En los último 10 años han matado a más de 2 millones de afganos y han obligado a otros 5 a huir del país.

El hombre de la fotografía no era militar, era un simple ciudadano, cuando sufrió una lesión durante los combates en Herat en Afganistán, en mayo de 2008. Todavía no ha  obtenido atención médica