Preescolar en Tanzania. Autor: Geoff Sayer/Oxfam
En 2005, el G8 prometió incrementar la ayuda en 50.000 millonres de dólares

El G8 debe proveer ayuda para Salud y Educación

Vivimos en un mundo en el que cada minuto de cada día, en algún país en desarrollo, muere una mujer embarazada o durante el parto y millones de niños no van a la escuela.

Nuestro mundo cuenta con los recursos y la capacidad para asegurarnos que eso no sea así. La ayuda (transferencia de recursos de los gobiernos de los países ricos a los países pobres con el objetivo de contribuir a su desarrollo) no es suficiente para ayudar realmente a los países pobres a luchar contra la pobreza, pero es necesaria.

En 2005, los líderes del G8 prometieron incrementar la ayuda en 50 mil millones de dólares, destinando la mitad de esta cantidad al continente africano. En base a las últimas estimaciones, a los 50 mil millones extra prometidos le faltarán 23 mil millones de dólares. Oxfam ha calculado que este dinero podría salvar al menos a 3 millones de personas.

El G8 necesita cumplir su promesa de ayuda para que millones de personas consigan acceso a la salud y millones de niños tengan una educación.

Salud

  • 1 mujer muere cada minuto durante el embarazo o el parto, sumando un total de hasta medio millón de muertes cada año.
  • Los niños que pierden a sus madres tienen hasta 3 veces más posibilidades de morir antes de su quinto cumpleaños.
  • A pesar de que el 90 por ciento de las muertes maternas podrían evitarse, el embarazo continúa siendo el principal motivo de muerte de mujeres en edad de reproducción en los países pobres.
  • En Burkina Faso, el coste de un parto normal es casi la mitad de los ingresos anuales de una familia pobre.
  • 1 sola comadrona podría salvar las vidas de 219 mujeres.

Educación

  • En India, más de 7 millones de niños no están escolarizados, casi la misma cantidad que toda la población de Londres.
  • En Mali hay 793 mil niños sin escolarizar, similar a la población total de Ámsterdam.
  • En Bangladesh existen alrededor de 48 millones de adultos que no saben leer ni escribir, más que la población total de España.
  • Los maestros de la gran mayoría de los países con bajos salarios ganan menos de tres dólares al día, lo que equivale a unos 4 litros de leche en Colorado (EE.UU.), un café de Starbucks en EE.UU., menos de una cerveza en Turín (Italia), un vaso de vino en Alemania, o menos que un sándwich en París.
  • Los 18 mil millones de dólares destinados al salvataje de los que crearon la crisis económica mundial podrían haber pagado dos años de escuela a 75 millones de niños de todo el mundo que no tienen acceso a la educación.

La crisis económica mundial significa que las cosas se pondrán bastante peor en los países en desarrollo para finales de 2009. Los gobiernos son los únicos que pueden proveer las sumas de dinero necesarias y por ello resulta fundamental el papel que adopte el G8, constituido por las 8 naciones más ricas del mundo.