Oxfam y el cambio climático

Con el cambio climático, la ONU y el desarrollo internacional, hay mucho por conseguir. Aquí está nuestra guía con algunas de las preguntas más frecuentes.

 El clima está cambiando en todo el mundo. Cada vez es más difícil encontrar agua limpia. Los hogares están siendo destruidos. Y cada vez hay más gente hambrienta a causa de esto. El cambio climático nos afecta a todos, pero las personas en los países en vías de desarrollo son las que se están viendo afectadas primero y de peor manera.

Aunque los retos que enfrentamos en lo que respecta al cambio climático son enormes, también lo son las oportunidades. Al enfrentar el cambio climático y reducir la contaminación del aire, podemos fortalecer a las comunidades pobres para que se sigan desarrollando siguiendo un modelo de baja emisión de carbono.

¿Cuáles son los problemas?

Las consecuencias del cambio climático son complejas. Algunas veces son progresivas, otras repentinas, pero casi siempre afectan primero y más duro a las personas sumidas en la pobreza. Sin embargo, los líderes mundiales aún no han mostrado el valor y el liderazgo que necesitamos para buscar una solución justa.

  • Los gobiernos mundiales han ofrecido recortes voluntarios de las emisiones que, en conjunto, nos conducen a un catastrófico calentamiento de entre 3 y 4 grados.
  • Los países en el África subsahariana podrían experimentar reducciones desastrosas de las cosechas de entre un 20 y un 30% para el año 2080, debido al cambio climático, elevándose hasta un 50% en Sudán y Senegal.
  • Estimaciones recientes indican que tan sólo el 10% del dinero relacionado con el cambio climático que se pone a disposición de los países en vías de desarrollo se está utilizando realmente para la adaptación.
  • En África, muchas personas, especialmente las mujeres, dependen de poder cultivar sus propios alimentos para sobrevivir. Sin embargo, el cambio climático está teniendo un impacto devastador en sus cultivos. Los patrones cambiantes de las lluvias, las sequías más largas y severas, las inundaciones y las temperaturas crecientes están presentando retos reales para las agricultoras y agricultores, lo cual les hace aún más difícil saber cuándo sembrar, cultivar y cosechar sus cultivos.

¿Qué se puede hacer en la COP 17?

En la Cumbre Climática de la ONU, que se realizará este año en Durban, Sudáfrica, los gobiernos deben tomar ciertas medidas obvias y realizables  para garantizar progresos:

  • Mantener vivo el Protocolo de Kyoto. El Protocolo de Kyoto, el actual acuerdo mundial para enfrentar el cambio climático, está llegando rápidamente al final de su primera etapa. Es el único marco jurídicamente vinculante y debe continuar durante un segundo período, como el escalón para llegar a un acuerdo climático mundial que sea justo, ambicioso y vinculante.
  • Los países desarrollados deben liderar este proceso mediante el aumento de sus metas actuales de recorte de emisiones para 2020 a más del 40% por debajo de los niveles de 1990.
  • Llegar a un acuerdo sobre formas de aumentar los 100 mil millones de dólares anuales para financiar el Fondo Climático Verde, para la acción climática en los países en vías de desarrollo. Hay algunas oportunidades reales para progresar este año, incluyendo el establecimiento de dos nuevas fuentes innovadoras de financiación, un gravamen sobre las emisiones mundiales de transporte marítimo y un impuesto sobre las transacciones financieras. Este dinero debería emplearse equitativamente en la reducción de los impactos negativos del cambio climático y en ayudar a las comunidades a encontrar formas de adaptarse a la nueva realidad que entraña. 
  • Hacer que este fondo funcione teniendo en cuenta principalmente las necesidades y los derechos de las mujeres, y que el dinero se distribuya en formas identificadas por los países en vías de desarrollo, sin ejercer presión sobre ellos.  

Oxfam cree que el cambio climático es un problema mundial que exige una solución mundial: un acuerdo de las Naciones Unidas que sea justo, tanto para los países ricos como para los pobres. Hacemos un llamamiento a los líderes mundiales para que lo respalden.

¿Cuál sería el coste de la inacción?

Según la Agencia Internacional de la Energía, cada año que se aplaza la inversión en las fuentes de energía de baja emisión de carbono cuesta entre 300 mil millones y 400 mil millones de euros a escala mundial.

  • El nivel del mar probablemente aumentará entre 30 y 70 centímetros para el año 2100 en comparación con el nivel que había a comienzos del siglo. Es probable que el aumento del nivel del mar causado por el calentamiento global afecte a aproximadamente 150 millones de personas que viven en áreas costeras bajas, incluyendo algunas de las ciudades más grandes del mundo.
  • Los cálculos científicos indican que, para 2050, habrá 1.000 millones de personas desplazadas debido al clima y una de cada 45 personas en el mundo será víctima. 
  • Para 2030, el cambio climático causará indirectamente cerca de 1 millón de muertes al año y provocará daños por 157 mil millones de dólares, de acuerdo con los cálculos presentados en las conversaciones de la ONU. 
  • Alimentar a 3.000 millones de personas más podría requerir el doble de agua y significar una reducción del 18% en la disponibilidad de agua mundial destinada al cultivo de alimentos para 2050.

¿Por qué la ONU?

Las negociaciones climáticas de la ONU pueden ser lentas y a veces imperfectas, pero son sumamente importantes. Solamente a nivel mundial veremos la magnitud, la acción conjunta y el compromiso financiero que son necesarios para enfrentar el cambio climático. El proceso de la ONU no es una solución rápida. Es una apuesta a largo plazo y es la apropiada.  No podemos esperar soluciones instantáneas, pero podemos y deberíamos esperar un progreso sólido.

Permalink: http://oxf.am/oJi