Los agricultores del olivo palestinos saben que es difícil planificar de cara al futuro. Autor: Oxfam
Los agricultores del olivo palestinos saben que es difícil planificar de cara al futuro

El aceite de oliva palestino se internacionaliza

Durante siglos, actividades tales como el cultivo de olivos han sido la principal fuente de ingresos para muchos palestinos. Hoy en día, no han demostrado ser redituables. Entre las confiscaciones de tierras, la incapacidad para acceder a los mercados debido a los puntos de control y los cortes y falta de agua, los agricultores de Cisjordania lo pasan mal para cubrir los costes y pagar las facturas.

Los agricultores de olivos sufrieron este impacto especialmente. A pesar de poder producir un excedente, el alto coste de exportación de los productos palestinos imposibilita al aceite salir más allá de las cocinas palestinas.

Tael Misaf, un agricultor de la aldea cisjordana de Beni Zeid, comenta que hace solo siete años tenía que almacenar aceite de oliva en su casa. “Tras la segunda intifada, ni siquiera pensé en vender mi aceite de oliva: todos los mercados estaban cerrados”, confiesa. “Almacené el aceite hasta que se puso malo y después me planteé abandonar el negocio”, sentenció.

Sin embargo, en lugar de abandonar los árboles, Tael y otros 31 agricultores de esta aldea constituyeron la Cooperativa para la Producción de Aceite de Oliva Ecológico de Beni Zeid. Ahora el aceite de oliva de Tael se vende, aunque en cantidades limitadas, en las estanterías de pequeñas tiendas especializadas y charcuterías del Reino Unido, así como en otros mercados alimentarios.

Precio especial en los mercados internacionales

Bassem Safir de la Cooperativa Bani Zeid: "La certificación de Comercio Justo me garantiza precios más altos. Con el dinero quiero construir una cisterna para el riego".

Con financiación de la Comisión Europea y en colaboración con la Unión de Agricultores Palestinos y el Centro de Desarrollo de Comercio Justo de la Universidad de Belén, Oxfam GB ha implementado un proyecto de dos años que concede apoyo técnico y orientación a 30 colectivos como el de Tael, de modo que su producto pueda obtener la categoría de comercio justo y certificación orgánica. Una vez que su aceite reciba esta denominación, podrá llegar a los mercados internacionales y ofrecerse a un precio preferente.

Si bien el comercio justo ha beneficiado ampliamente a agricultores de todo el mundo, el proyecto es el primero de este tipo en Palestina. Incluso es más emocionante porque, a finales de 2008, el producto de los agricultores de olivos se convirtió en el primer aceite de oliva del mundo que obtuvo la certificación internacional de la Fairtrade Labelling Organization International (FLO). Este aceite de alta calidad se distribuye a través de Zaytoun, una empresa de comercio ético con sede en el Reino Unido que ha formalizado un acuerdo con los agricultores para comprar todo el aceite de oliva que quieran vender.

Ventaja competitiva

Jamil Hijzin, coordinador del proyecto con el Centro de Desarrollo de Comercio Justo, indica que lo más importante para los agricultores del olivo palestinos es que este tipo de comercio les conceda nuevas capacidades que puedan generar independencia financiera. A través del proyecto, los agricultores se forman en temas de marketing, gestión, precios y generación de informes. En combinación con un producto de alta calidad, estas herramientas les otorgan una capacidad competitiva, independientemente del lugar en que se venda.

Incluso así, los agricultores de olivo saben que es difícil planificar de cara al futuro. Obstáculos tales como la barrera de separación israelí han dejado a muchos granjeros separados de sus tierras. Otros sufren el acoso de los colonos israelíes. En julio de 2009, los colonos quemaron 1500 olivos en un único incidente en la aldea palestina de Burin, ubicada justo a las afueras de Nablus, que es el segundo distrito más importante en producción de aceite de oliva. Cientos de agricultores se quedaron sin nada que cosechar.

Existen muchos factores que los agricultores palestinos no pueden controlar, pero Jamil cree que, con el apoyo adecuado al sector del aceite de oliva, la cantidad y calidad del aceite de oliva palestino pueden crecer todavía más.
“Como el aceite de oliva es tan importante para los medios de vida palestinos, no veo esto como simplemente un proyecto”, relata Jamil.

Y agrega: “Hasta que se eliminen los obstáculos para los agricultores palestinos, han de continuar los esfuerzos en esta materia”.

Texto original: Oxfam Gran Bretaña

Leer más

Cómo superan la pobreza las mujeres de Cisjordania

Oxfam en los Territorios Ocupados Palestinos

Animaciones: Reglas comerciales amañadas