Fiji: Las mujeres hacen oír su voz contra la discriminación

El Movimiento por los Derechos de la Mujer de Fiji comenzó en 1986 y desde entonces ha liderado los movimientos a favor de las mujeres de la isla. Este movimiento

  • está comprometido a acabar con la discriminación contra las mujeres y cree que el cambio es posible si la ley trata de forma ecuánime a hombres y mujeres

  • lucha para acometer las reformas legales y cambios comportamentales con respecto a las mujeres y sobre los derechos de las mismas dentro de las comunidades y en la sociedad en general

  • utiliza fuentes de investigación, asistencia legal, formación en defensa y apoyo y programas de alfabetización para crear una mayor concienciación sobre los derechos de la mujer entre las mujeres y los hombres de Fiji

Oxfam tiene una larga relación con el Movimiento por los Derechos de la Mujer de Fiji, que ya había contado con su apoyo en su proyecto por los derechos económicos y por el empleo de la mujer en 1993.

En 2003, este grupo consiguió una victoria significativa cuando el parlamento de Fiji votó unánimemente a favor de la Ley de la familia, lo que supone la culminación de 13 años de trabajo por parte del Movimiento por los Derechos de la Mujer de Fiji. Esta ley reconoce la aportación no económica de la mujer al matrimonio, por lo que las esposas tienen derecho a reclamar su parte de la propiedad conyugal en caso de divorcio. También garantiza que, en caso de estar en trámite la asignación de la custodia y patria potestad de los hijos, lo que se tendrá en cuenta es que éstos puedan crecer en un ambiente apropiado para su desarrollo.

Liderazgo por parte de mujeres jóvenes

Oxfam está trabajando actualmente con el Movimiento por los Derechos de la Mujer de Fiji en su proyecto de liderazgo por parte de mujeres jóvenes.

Este proyecto está dirigido a mujeres de entre 14 y 25 años para formarlas de forma que sean capaces de transmitir y persuadir a sus iguales sobre problemas como los derechos a la reproducción y la autoafirmación, y sobre las formas para hacer frente a la discriminación.

Este grupo también será un aliciente para que otras mujeres jóvenes hablen sin recelos. El objetivo es fortalecer la confianza y la autoafirmación entre las mujeres jóvenes para que tengan voz y se sientan capaces de ocupar posiciones de influencia y liderazgo ya sea en las escuelas, comunidades, iglesias, grupos de juventud o en la política.