Un grupo de residentes palestinos se dirige de Kherbet Jbara a Azbat Shov a pie. Autor: Oxfam
Las restricciones en la construcción limitan el desarrollo económico de los palestinos

Una organización israelí ayuda a los palestinos a salvar sus casas de la demolición

En una mañana tranquila en el sur de Cisjordania, los habitantes palestinos de Al-Tuwani tienen dos encuentros muy diferentes con israelíes.

A unos 100 o 200 metros del pueblo de 400 habitantes, los colonos israelíes han levantado tiendas de campaña para construir lo que se conoce como un nuevo puesto de avanzada, un asentamiento no autorizado sólo habitado por un puñado de colonos. Si bien todos los asentamientos israelíes en los territorios ocupados de Cisjordania son considerados ilegales siguiendo el derecho internacional, estos puestos de avanzada también se consideran ilegales por los jueces del Estado de Israel.

Desde la azotea de su casa, Umm Juma, de 58 años, echa un vistazo a estos nuevos puestos avanzados y manifiesta la preocupación por sus hijos: "los colonos bloquearon la carretera mientras caminábamos hacia nuestros pastos. Atacaron a mis hijos mientras estaban vigilando a nuestras ovejas mientras pastaban. Ahora, me preocupo por su seguridad cada vez que salen de casa. "

Mientras tanto, Umm Juma sirve té a otro grupo de israelíes que ha invitado a su azotea. Trabajan para Bimkom, organización socia de Oxfam, que ha venido a ayudar a proteger su casa, en peligro de demolición.

bimkom

Uno de los arquitectos de Bimkom asesora a un ciudadano palestino. Autor: Catherine Weibel/Oxfam

Los arquitectos y planificadores de Bimkom ayudan a los palestinos a buscar soluciones ante la orden de demolición sus casas y a denunciar las políticas restrictivas respecto a la construcción que son comunes en la zona C. Creada por los segundos Acuerdos de Oslo en 1995, el área C representa el 60% de la totalidad del territorio de la Cisjordania palestina. 150.000 palestinos y casi el doble de colonos israelíes viven allí, la gran mayoría de los cuales se establecieron en Cisjordania en las últimas décadas. La zona C se encuentra totalmente bajo el control civil y militar israelí, incluida la administración de todos los asuntos relacionados con la tierra. Según Bimkom, las estadísticas muestran que es extremadamente difícil para los palestinos obtener permisos de construcción en la zona C, aunque las colonias siguen expandiéndose.

Aunque la casa de Umm Juma fue construida hace 30 años, todavía debe obtener un permiso de construcción para ser considerada legal a los ojos de la administración civil israelí (ACI), la agencia militar israelí que decide sobre los planes de ordenamiento territorial y tramita la expedición de permisos a los palestinos que viven en la zona C. La casa de Umm Juma está amenazada de demolición, ya que está situada 100 metros fuera de los límites del plano definido por la ACI. Incluso si la casa de seis habitaciones no se derriba, permanecerá fuera de los límites del plan de uso del suelo establecido para el pueblo. Esto significa que 30 miembros de la familia de Umm Juma que viven hacinados en la casa no pueden legalmente hacer reformas para ampliarla o reformarla.

Los habitantes de Al-Tuwani se quejan de que el ACI emite órdenes de demolición, pero no ofrece ninguna alternativa o solución. Manifiestan que hace muchos años que piden que la población se conecte a la red eléctrica general, electricidad que llega a los asentamientos israelíes pero que pasa de largo de Al-Tuwani.

Según Bimkom, la planificación de políticas aplicadas por Israel en la zona C se utiliza para establecer reservas de suelo para el desarrollo futuro de los asentamientos israelíes. Los palestinos no tienen más remedio que construir sin permisos, a pesar del peligro siempre presente que amenaza con destruir miles de casas y que puede causar el desplazamiento forzado de miles de familias.

Estas restricciones limitan también el desarrollo económico de los palestinos y violan los derechos humanos. A largo plazo, el apoyo y desarrollo de los derechos de los palestinos en los Territorios Ocupados puede ayudar a sentar las bases para una solución política duradera entre israelíes y palestinos.

 Texto original y fotografías: Catherine Weibel/Oxfam