Faroza es integrante del comité de higiene de su pueblo. Crédito: Jane Beesley
Faroza, integrante del comité de higiene de su pueblo, nos cuenta su historia.

Pakistán: de vuelta a casa

“Cuando volvimos a nuestro pueblo no teníamos nada. Lo perdimos todo en las inundaciones. En toda mi vida, jamás había visto inundaciones como esta.”
Faroza

Sesenta y cuatro familias han vuelto a sus hogares en lel pueblo de Dildarsipar, en el distrito de Jacobabad, donde trabajamos junto a la organización local Juventud en Acción para Pakistán (YAP en sus siglas en inglés). Se han distribuido kits de higiene y se han organizados comités de higiene. Un grupo de mujeres nos hablan sobre su situación. Entre ellas Faroza, miembro de uno de los comités, nos resume su historia.

Escapar a las inundaciones

"Oímos que había inundaciones y que el agua se acercaba pero esperábamos que el agua no llegase hasta aquí, pero llegó. Llegó de noche mientras dormíamos. Todo lo que pudimos hacer fue coger a nuestros hijos e hijas y algunos de nuestros animales y dirigirnos hacia la carretera.
No teníamos ningún vehículo para huir de las inundaciones por lo que tuvimos que caminar durante cinco o siete horas bajo las lluvias torrenciales.

"Nos quedamos ahí durante 2 meses y 14 días. La gente vivía en la carretera, en campamentos organizados por el gobierno u otras organizaciones. En los campamentos había letrinas y algo de comida, pero no suficiente. Como mujeres, nos enfrentamos a muchos problemas… no teníamos paños higiénicos ni compresas.

De vuelta a casa

"Volvimos el mes pasado, hace unas cuatro semanas. Al principio, cuando volvimos, aún había mucho agua y barro, casi nos llegaba a la cintura. Había muchas serpientes, mosquitos y animales muertos. Era horrible. Parecía el día del Juicio Final… Pensábamos que íbamos a morir… nuestros hijos e hijas lloraban porque nuestras casa y todo lo demás estaba destruido. Aún hay agua de las inundaciones alrededor del pueblo.

Condiciones de vida

"Antes de las inundaciones teníamos una casa, pero ahora vivimos en tiendas de campaña. Nuestros animales – nuestros búfalos y nuestras vacas – murieron en las inundaciones. Pudimos coger muy pocas cosas y ahora nuestra situación es precaria… Hace frío y los mosquitos nos pican durante la noche. Antes, nuestro sistema de agua estaba en buenas condiciones… ahora el agua está salada. Pero agradecemos a Dios que salvara nuestras vidas y las de nuestros hijos y que ‘Inshallah’ tengamos un futuro por delante.

Kits de Higiene

"Una semana después de volver a casa recibimos los kits de higiene. Contienen paños higiénicos, 2 toallas, 15 jabones para la higiene personal, 2 jabones para lavar los utensilios, 6 jabones para lavar la ropa, una nevera y un cubo.

El artículo más útil es el jabón para la higiene personal y el jabón para lavar la ropa, porque nuestra ropa se ensucia muchísimo; nuestros hijos e hijas también se ensucian muchísimo y no teníamos dinero para comprar estas cosas. Antes de tener estos kits, estábamos todo el tiempo cubiertos de barro, siempre sucios, sucios, muy sucios. Ahora tenemos jabón para lavarnos las manos, el cuerpo y lavar a nuestros bebes.

"El jabón también nos ayuda a prevenir enfermedades cutáneas y sarpullidos… y también otras enfermedades, como la diarrea. Mi bebe tenía diarrea pero, después de recibir estos kits y de poder limpiarlo en condiciones, la diarrea se le pasó.

Sesiones sobre higiene

"Hemos aprendido que es mejor que las madres den a sus bebés el pecho, que nos lavemos las manos después de usar las letrinas, tras limpiar a los bebes, cuidar de los animales y antes de comer y cocinar.

Comités sobre higiene

"Soy miembro del comité de mujeres sobre higiene. En total, somos siete. Es nuestra responsabilidad hablar sobre la importancia de una buena higiene, de no defecar al aire libre y de animar a las personas a mantener la zona limpia".
 
Este programa se lleva a cabo gracias a los fondos del Departamento Británico para el Desarrollo Internacional, para garantizar que se cubran las necesidades de agua, saneamiento y promoción de la higiene (programa WASH) de más de 315.000 personas (45.000 familias) en el norte de Sindh.

A día de hoy, Oxfam ha llegado a más de 225.000 personas.

Más información

Inundaciones en Pakistán 2010

Permalink: http://oxf.am/ZJ2