Familias de desplazados se amontonan en campos como el de Shareco, en Ceelasha. Autor: Oxfam
1.3 millones de personas se han visto forzadas a abandonar sus casas a causa de la violencia.

Crisis en Somalia: la historia de Hassan

“Espero que, en el futuro, Mogadiscio se estabilice y tenga oportunidad de educar a mis hijos”
Hassan

En el área central de Somalia, Oxfam ha estado colaborando con dos socios locales para ayudar a 70 mil personas a reconstruir sus vidas devastadas por la crisis que azota el país.

Los proyectos han provisto a los habitantes de herramientas y semillas para sus labores agrícolas, han aportado alivio económico a los más desfavorecidos (entre ellos mujeres y niños) y han creado empleos para la comunidad al proyectar la construcción de baños y un sistema de servicios sanitarios seguros.



Hassan (no es su nombre real): 55 años, de la región de Shabelle central.



Hassan vivía en Mogadiscio con su esposa y regentaba una pequeña tienda. Cuando se desató la oleada de violencia extrema en la capital a finales de 2006, escapó con sus hijos a la región de Shabelle central. Por desgracia, la esposa de Hassan enfermó y falleció, dejándolo solo con sus cinco hijos de entre tres y doce años.



Ahora Hassan es carpintero y construye los baños para el pueblo gracias a la financiación de Oxfam.



Hassan declara:


“Me convertí en padre y madre a la vez. Llevamos aquí dos años y mi familia y yo subsistimos gracias al oficio que he aprendido y a la ayuda alimenticia que nos envían. Tenemos un techo que apenas nos protege y casi no hemos recibido ayuda. Aquí no hay baños y no tengo utensilios para cocinar.



“Sin embargo, ahora Oxfam y sus socios me han dado una oportunidad laboral fabricando letrinas para el pueblo. Tengo esperanzas en que las condiciones de vida de mi familia y las mías mejoren, ya que ahora tengo dinero para cubrir las necesidades diarias de mi familia.”



“Espero que, en el futuro, Mogadiscio se estabilice y tenga oportunidad de educar a mis hijos”.

Palabras clave: