Distribución de comida en el comedor comunitario
Cada comedor ofrece 80 comidas al día.

Haití: Oxfam financia comedores comunitarios

“Con un capital mínimo, podría dar un impulso a mi negocio de venta de alimentos y cuidar a mi familia.”
Clotide Anilus

Peleg Charles, encargado de prensa de Oxfam en Haití, nos informa sobre un proyecto innovador que Oxfam está poniendo a prueba para proporcionar alimentos y reactivar medios de vida después del terremoto que azotó a Haití.

El 3 de marzo de 2010, visitamos Carrefour Feuilles, un barrio situado al sur de Puerto Príncipe, Haití. En medio del gentío que estaba sin hacer nada, nos dimos cuenta de la figura de Clotide Anilus, una madre de 38 años de edad. Con tres platos en una bolsa, iba al comedor comunitario de Guerline, financiado por Oxfam.

Gracias al comedor comunitario, Clotide es capaz de dar una comida caliente a su familia dispersa aquí y allá en Puerto Príncipe. "Este comedor comunitario es lo que nos queda a mi familia y a mi para sobrevivir," dijo Clotide precisamente. "Nunca he sido capaz de conseguir los boletos que dan acceso a la distribución de alimentos porque el sistema no está bien organizado, lo que complica las cosas para mí con tres hijos y un marido enfermo."

La situación de Clotide se parece a la de miles de haitianos que se encuentran en una situación desesperada después del terremoto que azotó a Haití en enero. Sin embargo, en medio de todas estas incertidumbres, Oxfam proporciona cierto alivio mediante la financiación de 56 comedores comunitarios en Carrefour Feuilles.

Compartir una comida

Comedor financiado por Oxfam

Marie Carole y su hija se encargan de preparar los menús de este comedor comunitario financiado por Oxfam. Autor: Jane Beesley/Oxfam

A través de estos comedores, Oxfam proporciona comidas calientes gratis a 4.500 supervivientes en la zona. Cada comedor ofrece 80 comidas al día. Se da prioridad a los grupos más vulnerables como las mujeres indigentes, ancianos y los minusválidos.

Además, los beneficiarios del programa reciben una asignación de 2.000 gourdes (alrededor de 50 dólares) durante un período de dos meses para cubrir otros gastos básicos, tales como calmantes para el dolor y artículos de higiene básica.

Aunque Clotide sólo recibe cuatro platos para su familia de cinco miembros, está muy satisfecha: "Nos las arreglamos para compartir un plato entre los dos. No es gran cosa, porque las otras familias también deben obtener algo", dijo ella sonriendo.

Esta sonrisa pícara oculta algunas preocupaciones profundas. Tubo que cerrar su pequeño comercio minorista porque tenía que cuidar a su marido, discapacitado mental y físico, incluso antes del terremoto. Ella ahora debe tres meses a sus acreedores, y sus hijos pasan la noche en otro barrio, mientras ella permanece en un campamento de refugiados. La casa de su hermana, donde se hospedaban porque no podían pagar el alquiler, quedó completamente destruida. "Mi principal preocupación hoy es que este programa va a durar sólo dos meses. ¿Qué haremos después? ", Se preguntó con ansiedad.

Una solución duradera

"En mi opinión, con un capital mínimo, podría dar un impulso a mi negocio de venta de alimentos  y cuidar a mi familia", Clotide sueña.

Esta es la idea que Oxfam aboga en su nuevo plan de emergencia post-desastre.

"Quiero una solución duradera para todos los beneficiarios. Nadie debe quedar con las manos vacías después de que termine el programa de comedores comunitarios ", dijo Philippa Young, líder del equipo de Oxfam para la seguridad alimentaria y el programa de medios de vida en Port-au-Prince.

Cuando el proyecto del comedor comunitario se termine, Oxfam incorporará a los beneficiarios en un programa, y pagará 125 dólares a las personas para que puedan reconstruir sus pequeños negocios. Esto ayudará a que la gente se vuelva activa, lidere sus propia vida y pueda ser independiente económicamente.

Más información

Vídeo: Reconstruir Haití: El pueblo haitiano necesita empleo, viviendas y acceso a la educación

Explora el mapa: La respuesta de Oxfam ante el terremoto

En detalle: El trabajo de Oxfam en Haití