Foto: Familias cogiendo agua del tanque
Una de nuestras prioridades es garantizar agua potable limpia y segura a las zonas afectadas por el desastre

Tifón Bopha en Filipinas

“Las necesidades son enormes. Llevará mucho tiempo recuperarse del impacto del desastre.”
Paul del Rosario
Coordinador del programa de respuesta humanitaria de Oxfam.

El tifón Bopha (conocido localmente como Pablo) deja más de cinco millones de personas afectadas a su paso por el sur de Filipinas. Según Naciones Unidas, más de 360.000 personas viven ahora en centros de evacuación temporal o en casas de amigos y familiares.

La situación

En las zonas más afectadas del Valle de Compostela, pueblos enteros han quedado sepultados bajo la mortal ola de barro, rocas y madera que cayó en cascada de las laderas de las montañas minutos después de que el tifón Bopha tocara tierra el pasado 4 de diciembre.

El tifón golpeó la costa este de la isla de Mindanao (a 900km al sur de la capital, Manila) provocando corrimientos de tierras en las áreas montañosas, zonas propensas a las inundaciones a donde, sin embargo, comunidades enteras han emigrado durante las últimas décadas. El tifón, cuyos vientos sostenidos alcanzaron un máximo de 200 kilómetros por hora, ha sido el más potente que ha golpeado al país en 2012.

Qué está haciendo Oxfam

Oxfam y sus socios humanitarios en Filipinas, el Consorcio de Respuesta Humanitaria (HRC, por sus siglas en inglés), han iniciado la respuesta de emergencia para asistir a las comunidades más afectadas por el tifón. Las principales prioridades son:

  • Proporcionar agua salubre a las áreas afectadas por el desastre;
  • Implantar instalaciones de saneamiento básicas;
  • Proporcionar dinero en efectivo y poner en marcha proyectos de dinero por trabajo para ayudar a las familias a cubrir sus necesidades básicas de alimentos, ropa y refugio.

Actualmente, se están suministrando provisiones para el tratamiento del agua y kits de higiene en las zonas más damnificadas por el desastre de las provincias de Valle de Compostela y Davao Oriental, donde aproximadamente 505.000 personas han resultado gravemente afectadas.

Nuestro objetivo: llegar a 12.000 familias en siete meses. Se trata de la mayor respuesta a un desastre natural en un entorno rural jamás desarrollada en Filipinas.

A medio y largo plazo, debemos proporcionar asistencia para las familias y sus medios de vida. Las comunidades agricultoras han sido las más afectadas y podría llevarles años recuperarse totalmente.

Haz un donativo

Si quieres, puedes hacer un donativo al fondo general para emergencias de tu afiliado de Oxfam más cercano. Este dinero se utilizará para financiar nuestro trabajo de emergencia, como la respuesta necesaria ahora en Filipinas.

Distribuir contenido
Permalink: http://oxf.am/3na