Hemos proporcionado asistencia a casi 550.000 personas
Hemos proporcionado asistencia a casi 550.000 personas

Súper tifón Haiyan en Filipinas

“Nuestra prioridad inmediata es proporcionar alimentos, agua potable y saneamiento a la población más afectada.”
Justin Morgan
Oxfam en Filipinas

El 8 de noviembre de 2013, el tifón Haiyan azotó Filipinas dejando cerca de 14 millones de personas afectadas. Tres meses después, y a pesar del importante despliegue de ayuda nacional e internacional, las necesidades humanitarias en las áreas damnificadas continúan siendo enormes.

 

Qué está haciendo Oxfam

Desde Oxfam estamos trabajando en las islas de Cebú, Leyte y Samar. Durante los primeros tres meses de la respuesta a la emergencia, hemos proporcionado asistencia a casi 550.000 personas. Entre otras tareas, hemos ayudado al Gobierno a reparar tuberías rotas, contribuyendo a suministrar agua potable a más de 200.000 personas en Tacloban.

Además, hemos proporcionado kits de higiene, servicios de saneamiento, ayuda económica en efectivo, kits para potabilizar el agua, semillas de arroz, material de refugio y kits para mujeres gestantes. También hemos llevado a cabo acciones formativas sobre higiene y eliminado escombros y residuos. Asimismo, en colaboración con el Departamento de Salud de Tacloban, estamos ayudando a evitar el contagio de enfermedades como el dengue o la malaria.

Desde Oxfam, estamos prestando apoyo a las comunidades pesqueras y a los productores de coco –en especial, a las mujeres–, cuyos medios de vida han quedado destruidos por el tifón. Nuestro objetivo es proporcionarles capital inicial para que puedan emprender pequeños negocios, así como redes, kits de pesca, semillas y fertilizantes.

Creemos que ahora es el momento de brindar apoyo a largo plazo a las personas afectadas para incrementar sus ingresos y que, así, no tengan que depender de la ayuda humanitaria. Es de vital importancia proporcionar a estas personas la ayuda que precisan –bien sustituyendo los materiales y herramientas perdidos, o bien proporcionándoles una compensación, un capital inicial o formación– para que, así, puedan ganarse la vida dignamente.

La situación

Haiyan (nombre local: Yolanda) ha sido el tifón más fuerte del año en el país, y el tercero en su historia. Los daños son incalculables. El tifón destrozó casas, infraestructuras y medios de vida, afectando especialmente a las personas más pobres y vulnerables, que afrontan ahora una situación aún más dificil.

Según las últimas estimaciones, hay más de 26.000 heridos, 1.700 personas aún desaparecidas y casi 4 millones de personas que viven desplazadas de sus hogares.

Muchas familias que vivían de la agricultura y la pesca a pequeña escala han perdido todos sus bienes, y un tercio de las zonas de cultivo de arroz han quedado afectadas, dejando a millones de filipinos sin su alimento básico ni su principal fuente de ingresos. Las mujeres y las niñas se enfrentan, además, a crecientes amenazas de violencia y abusos. 

Testimonios desde terreno

"Estos desastres solo hacen que agravar las duras condiciones de vida en las que viven las personas más pobres de Filipinas. Los agricultores a pequeña escala y aquellos que dependen de la pesca para ganarse la vida son los más afectados. Los campos donde trabajan y sus embarcaciones y aparejos están muy dañados y necesitarán asistencia, no solo hoy, si no durante los meses venideros." afirma Marie Madamba-Nuñez, de Oxfam en Filipinas.

Shaheen Chughtai, asesor de políticas humanitarias de Oxfam:  “El esfuerzo humanitario va llegando de las ciudades a las zonas rurales en pequeñas olas. Pero la ayuda es aún demasiado lenta y escasa: llegan las olas pero no hay corriente continua. En las zonas rurales más remotas la gente sigue aún desesperada y hambrienta.”

Síguenos

Si quieres saber más acerca de nuestra labor humanitaria en Filipinas síguenos en Twitter @Oxfam_es o dale a "Me Gusta" a la página de Oxfam en Filipinas en Facebook: Oxfam sa Pilipinas.

Actualizado a 3 de enero de 2014

Distribuir contenido
Permalink: http://oxf.am/w4E