Oxfam advierte de que el acuerdo que está sobre la mesa en la ronda de Doha no beneficiará a los países pobres

Publicado : 28 de junio 2006

En la reunión ministerial que comienza mañana en la OMC, España se refugia en la posición de la Unión Europea e incumple sus compromisos contra la pobreza.


Con las propuestas que hay sobre la mesa, cualquier acuerdo que se alcance para terminar la Ronda de Doha no beneficiará a los países más pobres, ha asegurado Oxfam Internacional un día antes del comienzo de la reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que se celebra en Ginebra.


Después de cinco años de negociaciones en la OMC, Oxfam Internacional advierte de que las ofertas que se han hecho hasta ahora están plagadas de goteras y de que la tozudez y la estrechez de miras de la Unión Europea y los Estados Unidos han arruinado el potencial de la ronda para promover el desarrollo.


“Si este acuerdo fracasa, está claro quién es el responsable y por qué –asegura Gonzalo Fanjul, coordinador de investigaciones de Oxfam Internacional–. Estados Unidos quiere un mayor acceso a los mercados agrícolas europeos, y la Unión Europea quiere mayores recortes en los subsidios estadounidenses, pero ninguno de los dos quiere hacer más concesiones. Antes que comprometerse, ambos prefieren sacrificar esta ronda junto con todas las promesas que nos han hecho.”.


 “Washington y Bruselas han jugado de forma imprudente durante demasiado tiempo. A menos que den un giro de 180 grados perderemos una oportunidad única de poner el comercio al servicio de la lucha contra la pobreza. Los elementos esenciales para lograr un acuerdo que favorezca a los países más pobres todavía no han aparecido y la gran promesa del desarrollo se ha desmantelado por completo”, afirma Fanjul.


Según Oxfam, en este ámbito el Gobierno español ha sido incapaz de cumplir sus compromisos en la lucha contra la pobreza por falta de coherencia entre las políticas de cooperación y de comercio. No ha promovido un cambio de posición de la UE como le habían pedido más de 600.000 ciudadanos españoles. “El fracaso de estas negociaciones cierra otra puerta al desarrollo de África. El futuro de la emigración ilegal no se resuelve con patrulleras, sino con posiciones valientes y generosas en ocasiones como ésta”, afirmó Fanjul.


A pesar de sus promesas de reducir las ayudas agrarias, las ofertas que están sobre la mesa en estos momentos permitirían a los países más ricos aumentar los subsidios que distorsionan el mercado. Con su oferta actual, Estados Unidos podría incrementar sus subsidios desde 19.700 hasta 22.700 millones de dólares [1] , mientras que la propuesta europea dejaría la puerta abierta para que la UE aumentara sus subsidios agrícolas más dañinos desde 22.900 hasta 33.100 millones de dólares anuales [2] .


“Los grandes terratenientes europeos y estadounidenses continuarán produciendo más de lo necesario y exportando sus excedentes subsidiados al mercado mundial. Esto es precisamente lo que los países en desarrollo querían evitar. El hecho de que las ofertas actuales no resuelvan este problema es una de las mayores decepciones de la ronda”, dice Fanjul.


La Unión Europea ha propuesto una fórmula para abrir los mercados industriales mundiales que obligaría a los países en desarrollo a reducir sus aranceles hasta en un 70%, pero los países ricos sólo los reducirían en un 25%. Un acuerdo de este tipo pondría en peligro millones de puestos de trabajo en los países en desarrollo.


Para empeorar las cosas, los países ricos quieren proteger de los recortes hasta un 8% de sus líneas arancelarias, mientras limitan el derecho de los países en desarrollo a proteger una serie de ‘productos especiales’ que resultan cruciales para asegurar la alimentación y los medios de vida de sus poblaciones más pobres.


Los datos de Naciones Unidas muestran que el recorte drástico de aranceles agrarios e industriales en los países pobres les llevaría a perder hasta 63.000 millones de dólares anuales.


Los cincuenta países más pobres podrían obtener cada año 2.500 millones de dólares extras si logran un acceso libre a los mercados de los países ricos. Pero lo que está en la mesa de negociación limita el  acceso libre al 97% de los productos, lo que deja fuera algunos sectores de particular interés para estas regiones, como el textil.


“Los países en desarrollo creyeron las promesas de un acuerdo que les diera mayor acceso a los mercados del Norte. Pero, en realidad, las ofertas son al revés, obligándoles a abrir sus propios mercados por muy poco a cambio”, afirma Fanjul.


Para Oxfam Internacional, las ofertas incluyen algunos elementos de indudable interés para los países pobres, como la promesa de eliminar los subsidios a la exportación de los países ricos para el año 2013. “Pero, en conjunto, las propuestas harán más mal que bien a los países en desarrollo –asegura Fanjul–, que están bajo una gran presión para firmar este acuerdo”.

Contactar

Intermón Oxfam – Gabinete de Prensa
David Viñuales +34 93 482 08 42 / +34 699 075 282

Palabras clave: