La Unión Europea pagó a los 2.460 mayores productores agrícolas un total de 1.300 millones de euros en subsidios

“La PAC y la Farm Bill hieren de muerte a los campesinos de los países más pobres”
Gonzalo Fanjul
Oxfam Internacional
Publicado : 11 julio 2006

Oxfam Internacional denuncia que los intereses de los grandes agricultores de Europa y EEUU bloquean las negociaciones en la OMC y frustran las expectativas de desarrollo de los países más pobres.


Mientras los líderes del G8 aseguran que la Ronda de Desarrollo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se cerrará con un acuerdo, Oxfam Internacional denuncia que el régimen de subsidios agrícolas de la Unión Europea y de Estados Unidos, del que se benefician mayoritariamente los grandes productores, conducen al fracaso las negociaciones comerciales en la Ronda de Doha y frustran las expectativas de desarrollo de los países más pobres.


Las últimas estadísticas publicadas por la Comisión Europea muestran que en 2004 se concedieron 28.200 millones de euros en subsidios directos, que salieron de los 45.600 millones de presupuesto de la Política Agraria Común (PAC). El 7% de los mayores productores europeos se embolsaron más de la mitad de estas ayudas directas.


“Estos subsidios impulsan la producción y la exportación de excedentes a precios por debajo del coste de producción, lo que condena a los agricultores de los países en desarrollo, que no pueden competir en precios”, afirma Gonzalo Fanjul, coordinador de investigaciones de Oxfam Internacional. Los datos muestran que la UE pagó a los 2.460 mayores productores una media de 524.000 euros a cada uno, que sumados ascienden a 1.300 millones de euros.


Los principales receptores de las ayudas de la PAC pertenecen a países que están representados en el G8:

  • En Alemania, el 14% de los principales productores agrícolas reciben el 65% de las ayudas, y 1.510 personas recibieron 802 millones entre todos.
  • En Francia, el 29% de los mayores productores agrícolas recibieron el 7% de las ayudas, y 20 personas obtuvieron, entre todos, 9,85 millones de euros.
  • En Gran Bretaña, el 31% de los principales productores obtuvieron el 84% de las ayudas y 460 personas se repartieron 211 millones de euros.
  • En Italia, el 1,6% de los principales productores obtuvieron el 34% de las ayudas y 200 personas se repartieron 133 millones de euros.

En España la situación no es diferente. Según el informe Goliat contra David, publicado por Oxfam Internacional el pasado año, los 303 nombres de oro de la agricultura española se llevan cada año un mínimo de 398 millones de euros, lo que supone una media por perceptor de 1.309.000 euros. El contraste entre el apoyo que recibe este grupo y la situación de los pequeños agricultores dentro y fuera de España resulta llamativo:

  • Los subsidios totales a estas empresas e individuos multiplican por diez el presupuesto público destinado a la agricultura en Mozambique, un país donde 6 de cada 10 personas viven en el sector rural.
  • Durante cada uno de los años estudiados, en España desapareció una media de 37.000 explotaciones familiares.


Dentro de la Farm Bill, el equivalente estadounidense de la PAC, el apoyo de Washington a sus agricultores es muy similar al que tiene la UE. El 10% de los mayores productores continúa recibiendo más del 72% de los 23.000 millones de dólares que repartió en 2005. Mientras, el 60% de los agricultores estadounidenses no reciben ningún tipo de subsidios.


“Los líderes del G8 están convencidos de la Ronda de Doha concluirá con éxito. Sin embargo, son sus propios subsidios agrícolas los que están contribuyendo a la actual crisis de las negociaciones en la OMC”, asegura Gonzalo Fanjul. “El G8 no van recuperar el fracaso de la OMC a menos que afronten su escandaloso y desequilibrado sistema de subsidios agrícolas”.


“Esto datos convierten en una broma de mal gusto los argumentos de que la PAC y la ‘Farm Bill’ están diseñados para ayudar a los pequeños productores y favorecer el desarrollo rural. La gran mayoría de estos subsidios los reciben grandes terratenientes”, afirma Fanjul.


“Los países en desarrollo participan en la Ronda de Doha porque se les prometió que este problema quedaría resuelto. Pero la UE y Estados Unidos sólo ofrecen compromisos que empeoraran las cosas. Esa es la razón por la que los países en desarrollo están luchando por no firmar un acuerdo en la OMC”, Explica Fanjul.  


La actual oferta para poner fin a la ronda de negociación permitiría a la UE incrementar sus subsidios de 22.900 millones de dólares a 36.000 millones y Estados Unidos podría hacer lo mismo, pasando de 19.600 millones de dólares a 22.500.


“Los países ricos prometieron impulsar un nuevo acuerdo en la OMC que controlaría los subsidios y pondría fin a las exportaciones a precios por debajo del coste de producción. Los nuevos datos prueban que la situación apenas ha cambiado –dice Fanjul–. La PAC y la Farm Bill le dan la espalda a sus pequeños agricultores e hiere de muerte a los campesinos de los países más pobres”.

Contactar

Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España) – Gabinete de Prensa
David Viñuales +34 93 482 0842 / 699 075 282

Palabras clave: