Oxfam Internacional pide que el este de Chad no se convierta en otro Darfur

“Es necesario que se ponga fin a los ataques ya.”
Arianne Arpa
Directora de Intermón Oxfam
Publicado : 16 Febrero 2007

Mientras el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se prepara para decidir si envía una fuerza de mantenimiento de la paz a Chad, Oxfam Internacional (Intermón Oxfam en España) ha advertido hoy de que no se puede permitir que los ataques contra civiles en el este del país alcancen los niveles que se sufren en Darfur.


En las últimas dos semanas, los ataques contra civiles se han intensificado en la provincia nororiental de Dar Tama, donde las rivalidades tradicionales están derivando en un conflicto a mayor escala a medida que los grupos armados están mejor organizados y equipados, y tienen más miembros. En la provincia suroriental de Dar Sila, los enfrentamientos interétnicos y los ataques sobre las poblaciones –que incluyen ataques transfronterizos desde el vecino Darfur– se llevan a cabo con impunidad. En la última semana de enero, decenas de civiles fueron asesinados en ataques de grupos armados contra las poblaciones cercanas a Djimeze y Biltine.


“Nos enfrentamos a una situación extraordinaria porque a los más de 230.000 refugiados que huyeron de los ataques en Darfur en 2003 y 2004 se les unen ahora miles de chadianos que están huyendo de una nueva ola de enfrentamientos en su propia tierra”, explica Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam. “El este de Chad es uno de los lugares del mundo donde es más difícil encontrar agua. A pesar de que estamos haciendo todo lo que podemos, hay gente que sólo está recibiendo 4 o 5 litros de agua al día, cuando deberían recibir al menos 15 litros”.


El número de personas desplazadas en el este de Chad se ha cuadruplicado desde mayo pasado, pasando de 30.000 a 120.000. En su mayoría, han tenido que huir de sus hogares como resultado de ataques violentos contra sus pueblos.


Agua potable y sistemas de saneamiento


Intermón Oxfam y Oxfam Internacional están proporcionando agua potable a 30.000 chadianos desplazados en la localidad de Goz Beida y sus alrededores, e intenta mantener el suministro a medida que llegan más, a pesar de que la inseguridad está obligando a recortar el personal humanitario. En las últimas dos semanas, la organización humanitaria ha fletado dos aviones de carga con equipos para el suministro de agua y la construcción de instalaciones sanitarias en el este de Chad.


Además de bombas de agua y equipos para perforar pozos, estos aviones contenían materiales para construir letrinas de emergencia para las personas que han resultado desplazadas por la violencia. Hay desechos humanos y animales en los lugares donde se han establecido los desplazados, y los niños caminan descalzos.


“En algunas de las áreas en las que trabajamos, hay entre 12.000 y 15.000 personas sin una sola letrina. Si la continuación de la violencia nos impide poder construir sistemas de saneamiento rápidamente será muy difícil prevenir brotes de enfermedades infecciosas y relacionas con el consumo de agua en mal estado, como la diarrea, el cólera y la hepatitis”, dice Ariane Arpa. “Cada día, más y más personas en el este de Chad sufren las consecuencias del conflicto armado, y la situación está empezando a estar fuera de control. Es necesario que se ponga fin a los ataques ya”.


Intermón Oxfam pide a las autoridades chadianas y a la comunidad internacional que adopten medidas urgentes e inmediatas para detener la violencia interétnica y ayudar a los afectados. Mientras el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas delibera sobre el despliegue de una fuerza internacional en el este de Chad, Intermón Oxfam recuerda a todas las partes en el conflicto que:

  • La prioridad debe ser la protección de los civiles atrapados en el conflicto. Cualquier fuerza internacional desplegada en Chad debe centrarse en la seguridad de los refugiados sudaneses, los chadianos desplazados y las comunidades locales, para poner fin a los ataques contra la población civil.
  • Se debe actuar con decisión y de forma inmediata para detener la violencia contra los civiles. Si el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas decide este mes el despliegue de una fuerza, los Estados miembros de la ONU deben poner a su disposición los medios humanos, logísticos y financieros necesarios para un despliegue completo e inmediato.
  • Las agencias humanitarias deben ser capaces de prestar asistencia a los que la necesitan sin sufrir ataques. Es crucial que cualquier fuerza internacional en Chad transmita claramente a todas las partes en el conflicto la necesidad de centrarse en la protección de civiles y de hacer todos los esfuerzos posibles para respetar y promover la neutralidad e imparcialidad de las agencias humanitarias.
  • Las medidas a corto plazo para mejorar la seguridad de los civiles en el este de Chad tienen que estar complementadas por un diálogo nacional incluyente entre una amplia representación del gobierno, la oposición y la sociedad civil. No habrá una paz sostenible en Chad sin un proceso político.

 

Contactar

Intermón Oxfam – Gabinete de prensa
Carmen Rodríguez, tel +34 91 204 67 20; +34 615 359 401 crodriguez@intermonoxfam.org

Palabras clave: