La lentitud de la UE en enviar tropas a Chad pone en peligro la vida de 400.000 refugiados y desplazados

“La situación actual precisa de un despliegue inmediato de una fuerza neutral que proteja a las personas inocentes que están atrapadas en el conflicto”
Roland Van Hauwermeiren
Responsable de Oxfam Internacional en Chad
Publicado : 10 Diciembre 2007

Oxfam Internacional se ha visto obligada a suspender temporalmente sus operaciones en partes del país por la violencia.

Oxfam Internacional ha criticado hoy a los Estados miembros de la Unión Europea por su fracaso a la hora de proporcionar las fuerzas neutrales que se necesitan urgentemente para proteger a más de 400.000 refugiados de Darfur y desplazados en el este de Chad. Los combates en esa zona han forzado a Oxfam Internacional a suspender temporalmente sus operaciones en algunas partes del país.

La Unión Europea prometió el envío de efectivos –incluyendo tropas de España, Irlanda, Bélgica, Francia y Suecia- cuya llegada estaba prevista para octubre, pero una serie de contratiempos ha retrasado el despliegue hasta, como mínimo, el nuevo año. Oxfam Internacional asegura que, para ser efectiva, la fuerza debería mantenerse en una estricta neutralidad y proteger a los civiles de todos y cada uno de los responsables de la violencia.

El responsable de Oxfam Internacional en Chad, Roland Van Hauwermeiren, asegura: "La situación actual de inseguridad subraya la necesidad urgente de un despliegue inmediato de una fuerza verdaderamente neutral que proteja a las personas inocentes que están atrapadas en el conflicto. El retraso europeo en garantizar la seguridad podría significar que cuando llegue finalmente la fuerza multinacional se encuentre en medio de una guerra civil cada vez más enquistada. Pedimos a los ministros de Exteriores de la UE que cumplan las promesas hechas al pueblo de Chad y comprometan las tropas necesarias y el equipamiento adecuado de forma inmediata".

Los combates entre fuerzas rebeldes y gubernamentales cerca de la frontera con Sudán han hecho aumentar la preocupación de las agencias humanitarias por el futuro inmediato de la distribución de ayuda a 185.000 chadianos desplazados y a 235.000 refugiados de Darfur, que no tienen otra forma de sobrevivir.

Como resultado de la violencia, hay un peligro real de que las agencias humanitarias sean objetivo de un incremento en los ataques de los grupos armados que roban vehículos y dinero de organizaciones. Ya se han sufrido ataques, secuestros, robos y disparos en la última semana. En 2006, dos ataques de envergadura llevaron a Oxfam Internacional a reducir la mayor parte de sus programas, suspendiendo la ayuda humanitaria durante cuatro meses, lo que puso en peligro la vida de personas vulnerables que dependen totalmente de la ayuda.

Uno de cada cinco chadianos del este del país se ha visto obligado a abandonar su hogar a causa del conflicto y más de 600.000 personas se han visto afectados por el impacto económico de la violencia. Para hacer frente a las causas profundas del conflicto, se necesita invertir en construcción de la paz entre diferentes comunidades en el este de Chad.

Van Haumermeiren añade: "Estamos muy preocupados por el grave deterioro de la seguridad en todo el este del país en la última semana. Ya tenemos dificultades para satisfacer las necesidades de la población y este resurgimiento de los combates podría poner aún más presión en unos recursos muy limitados".

"Si nos vemos obligados a suspender nuestro trabajo en los campos y en las zonas de desplazados donde estamos proporcionando agua potable y saneamiento, las personas que viven en estos lugares sufrirán graves consecuencias. La gente aquí está preocupada porque cuanto más tiempo duren los combates más personas tendrán que huir", concluye.

 

Contactar

Para más información, por favor contacten con:
Sam Barratt (UK) al + 44 7818 406050, or
Ana Damasio al + 34 61 887 8113