La ayuda de los países ricos es insuficiente para afrontar la crisis de alimentos

“Los líderes mundiales deben abordar los problemas de fondo como la poca inversión en agricultura y las reglas injustas de comercio internacional”
Celine Charveriat
Subdirectora de campañas de Oxfam Internaciona
Publicado : 29 de abril 2008

Entre los asistentes al encuentro de dos días convocado por el secretario general de las Naciones Unidas, Ban-Ki Moon, se encuentran el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, y el director general de la Organización Mundial del Comercio, Pascal Lamy, junto con los máximos representantes de otras 20 agencias de la ONU. Oxfam hace un llamamiento para que se adopten soluciones de fondo pensando en los problemas estructurales que hay tras esta crisis de alimentos.


“Se necesita ayuda urgentemente para abordar la amenaza inmediata que pesa sobre los países pobres por la subida de los precios de los alimentos, pero el dinero no es suficiente. Los líderes mundiales tienen que aprovechar esta oportunidad para abordar los problemas de fondo como la poca inversión en agricultura y las reglas injustas de comercio internacional, que están agravando el problema” dijo hoy Celine Charveriat, subdirectora de campañas de Oxfam Internacional.


Entre la lista de recomendaciones es una prioridad para Oxfam poner fin a las actuales políticas de biocombustibles en los países ricos, que han estimulado la subida de precios y la especulación. Los expertos han vaticinado que los objetivos sobre biocombustibles pueden provocar que 600 millones de personas más sufran hambre en el mundo hacia el 2025.


Según Charveriat, los biocombustibles no son sólo una causa importante del aumento de los precios, sino que también están relacionados con violaciones de derechos laborales y la expulsión de sus tierras de pequeños propietarios en decenas de países en desarrollo. Es más, diferentes estudios sugieren que pueden empeorar el cambio climático. En este contexto, es una completa locura mantener metas para su uso, como propone la UE.”


Oxfam Internacional también acusó a los países ricos y a las instituciones globales de hipocresía por criticar las respuestas políticas de los países pobres, mientras no son capaces de reconocer su propia responsabilidad.


 “La Unión Europea, los Estados Unidos y el Banco Mundial han criticado a los países en desarrollo por prohibir exportaciones pero no han sido capaces de ver su propia culpabilidad. Décadas de liberalización del comercio y el dumping han incrementado la dependencia de los países pobres de las importaciones de alimentos y su vulnerabilidad a las crisis. Las prohibiciones a la exportación quizá no sean la respuesta ideal pero, sin un apoyo global coordinado, son la única opción que tienen los países pobres.”


Oxfam Internacional hace un llamamiento para conseguir reglas comerciales más justas y mayor inversión en agricultura para los países pobres, centrada en los pequeños productores y las mujeres. Los donantes deberían apoyar esto y deberían ayudar a crear redes de protección social para los países más vulnerables.
Igualmente, la ONG alertó de que un clima con un comportamiento cada vez más errático, provocado en parte por el cambio climático, está reduciendo la productividad agraria en muchos países y amenaza seriamente los avances en reducción de pobreza, a no ser que se actúe de manera inmediata y radical.


Celine Charveriat concluyó que “los países ricos deben tomar la iniciativa en la lucha contra el cambio climático, comenzando a aportar dinero para la adaptación y tomando medidas inmediatas sobre mitigación contra un mayor calentamiento. Además es el momento de reformar de una vez el sistema global de ayuda alimentaria, que es ineficiente y ha creado dependencia en muchos países.”

Contactar

Anna Argemí (en España)+34 93 482 08 42 / +34 628 049 352