Las mujeres y la policía afgana

Por qué se necesita una fuerza de seguridad que respete y proteja a las mujeres para lograr el progreso en Afganistán

Publicado : 10 Septiembre 2013
Autor: 
Louise Hancock, Policy and Advocacy Adviser, Oxfam Afghanistan

Tan solo el uno por ciento de los efectivos de la Policía Nacional Afgana son mujeres. Pese a que es imprescindible que haya mujeres policía para que las mujeres afganas puedan denunciar crímenes y acceder a la justicia que tanto necesitan, pocas mujeres en Afganistán tienen la oportunidad de encontrar alguna.

Es necesario tomar más medidas con urgencia para contratar, formar, conservar y proteger a las mujeres policía en Afganistán. Es un aspecto fundamental para defender los derechos de las mujeres y las niñas afganas que, además, puede contribuir a los esfuerzos por lograr una paz duradera y el desarrollo en Afganistán.

Principales recomendaciones

El gobierno afgano y la comunidad internacional deben:

  • Desarrollar y poner en marcha una estrategia nacional para contratar y conservar a mujeres policía. La estrategia debe ir acompañada de planes de acción claros y una financiación adecuada por parte de los donantes para que sea eficaz.
  • Dar prioridad a las mujeres policía en los esfuerzos de reforma policial. Con la ayuda de financiación adecuada y específica de donantes, los grupos de trabajo del Ministerio de Interior y la Junta Internacional de Coordinación Policial deben desarrollar planes concretos, dentro de la reforma policial general, para contratar a mujeres y potenciar sus funciones. 
  • Ampliar los cursos profesionales y garantizar el acceso justo de las mujeres a las oportunidades de desarrollo profesional. También hay que priorizar la alfabetización de las mujeres y los esfuerzos porque toda la plantilla de la ANP comprenda bien las cuestiones de género y los derechos legales de las mujeres a nivel nacional e internacional.
  • Proporcionar un entorno de trabajo seguro para las mujeres policía. El Ministerio de Interior debe tomar medidas urgentes para proporcionar instalaciones adecuadas (como aseos y vestuarios para mujeres) y velar porque las mujeres conozcan la existencia de un sistema de quejas seguro y efectivo y tengan acceso al mismo.
  • Reformar la tashkeel (estructura organizacional). Las reformas deben abarcar el desarrollo de unas políticas de contratación claras y perfiles específicos de puestos de trabajo, la reserva de un mayor número de plazas (y de mayor rango) para mujeres, y la identificación de más departamentos y unidades en que puedan trabajar las mujeres.

Más información

Vídeo (solo dispnible en inglés): Las mujeres y la policia afgana
Permalink: http://oxf.am/Ub3