Acto de calle en Madrid en motivo de la Reunión de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria de la ONU. Autor: Pablo Tosco/Oxfam
La proporción de las ayudas exteriores para el desarrollo de la agricultura ha caído desde el 18% en 1980 al 3% actual.

Oxfam solicita ayuda urgente para los mil millones de personas que sufren hambre en todo el mundo

“Es necesario una acción urgente y coordinada, y la adopción de medidas a largo plazo”
José A. Hernández de Toro
portavoz para agricultura de Intermón Oxfam (España).
Publicado : 26 Enero 2009

Oxfam Internacional advierte a los países participantes en la Reunión de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria de la ONU que la crisis de alimentos no ha terminado y podría empeorar

 

Casi mil millones de personas sufren de hambre como resultado de la volatilidad de los precios alimentarios y la creciente escasez de energía y agua. La ausencia de inversiones en el sector agrícola durante décadas y la amenaza del cambio climático significan que, a pesar de la reciente caída de precios, la seguridad alimentaria no está garantizada y, de hecho, la situación podría empeorar.


 
Oxfam Internacional ha lanzado esta advertencia en el mismo día en que las grandes potencias se reúnen en la Reunión de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria (RANSA) que celebra la ONU en Madrid hasta el martes 27.


 
La organización también ha aprovechado este evento para presentar el informe “Mil millones de personas hambrientas”, en el que se detallan las amenazas de la seguridad alimentaria a nivel mundial y se pone de manifiesto la ausencia de acciones coordinadas por parte de los países desarrollados en la lucha contra el hambre.


 
Este documento también constituye una llamada de atención a los políticos, a los representantes del sector privado y a la sociedad civil para tomar medidas e iniciar la puesta en marcha de un grupo de trabajo que aborde este problema.


 
Aunque los precios de los alimentos han caído en los últimos meses, no han retomado los niveles iniciales, desde diciembre están subiendo de nuevo y probablemente van a aumentar más en el futuro. Una de cada seis personas en el mundo sufre desnutrición, siendo las regiones más afectadas las del Asia-Pacífico y el África subsahariana.


 
“Esta situación debe ser una llamada de atención a todos aquellos que creen que la crisis alimentaria ha terminado. Los líderes mundiales tienen una oportunidad para evitar que la situación empeore por la confluencia de la crisis económica, el cambio climático y la escasez de agua y energía. Es necesario una acción urgente y coordinada, y la adopción de medidas a largo plazo. Si no se actúa ahora, millones de personas sufrirán por el hambre”, advierte José A. Hernández de Toro, portavoz para agricultura de Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España).


 
Esta organización señala que la grave escasez de alimentos en Afganistán, Kenia, Mozambique y Zimbawe es un ejemplo de que la crisis alimentaria mundial está lejos de acabar (ver anexo). Incluso antes del alza de los precios, ya había 850 millones de personas malnutridas.


 
“La reciente decisión de la Unión Europea de restablecer los subsidios a la exportación en el sector lácteo es justamente lo contrario a lo que se necesita. Esta medida constituye un paso atrás que pone en cuestión su compromiso para adoptar reformas a largo plazo”, afirma Hernández.


 
El informe presentado hoy por Oxfam Internacional incluye recomendaciones para reformar el sistema de ayuda humanitaria y alerta a los países en desarrollo de la necesidad de invertir en el sector agrícola, especialmente para mejorar la situación de las mujeres y de los pequeños productores. Además, necesitan incrementar las medidas de protección social, que tiendan, entre otras cosas, a fomentar el empleo entre los colectivos más vulnerables. Por su parte, los países desarrollados deben apoyar este esfuerzo con fondos destinados a la agricultura y a la adaptación al cambio climático de los países desfavorecidos.

Información complementaria

La crisis de alimentos en cifras
 

  • Uno de cada seis habitantes del mundo padece hambre, casi mil millones de personas.
  • 13 millones de niños nacen cada año sin completar su desarrollo debido al hambre que padece la madre durante el embarazo.
  • Entre el 50 y el 60% de la mortalidad infantil en los países en vías de desarrollo se debe al hambre.
  • El riesgo de muerte es 2,5 veces mayor para los menores que padecen malnutrición leve frente a los que reciben una dieta adecuada.
  • La proporción de las ayudas exteriores para el desarrollo de la agricultura ha caído desde el 18% en 1980 al 3% actual.
  • Las personas situadas bajo el umbral de la pobreza son muy vulnerables a los cambios del precio de los alimentos dado que gastan el 80% de sus ingresos en comida.

Antes de esta crisis:

 

  • Más de 24.000 personas morían cada día por causas relacionadas con el hambre.
  • Cinco millones de niños menores de cinco años mueren cada año por causas relacionadas con el hambre.
  • 16.000 niños mueren cada día, uno cada cinco segundos, por causas relacionadas con el hambre.