Siembra de una tomatera en un camellón en Loma Suarez. Foto: Mark Chilvers
Se pierden cosechas por las lluvias erráticas

Bolivia, golpeada en cinco frentes por el cambio climático

“La gente pobre en Bolivia no puede permitirse el lujo de que nuestros líderes políticos se queden tan satisfechos consigo mismos.”
Antonio Hill
Asesor de políticas de cambio climático de Oxfam Internacional
Publicado : 4 Noviembre 2009

Los bolivianos luchan para adaptarse sin financiación

Bolivia será golpeada en cinco frentes por el cambio climático, según se desprende de un nuevo informe publicado hoy por Oxfam Internacional. El informe subraya lo que está en juego en las negociaciones sobre cambio climático de la ONU en Barcelona y en la Cumbre EEUU-UE que se celebra hoy en Washington.

El informe, Cambio Climático, Adaptación y Pobreza en Bolivia, muestra cómo el deshielo de los glaciares, los desastres naturales, las enfermedades, los incendios forestales y los patrones del clima erráticos podrían devastar un país que tiene poca responsabilidad de la crisis climática. En el 2000 Bolivia fue responsable del 0.35% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, comparado con el 16% de los EEUU y el 12% de la UE.

También muestra cómo las comunidades bolivianas están luchando para adaptarse al clima cambiante a pesar de no contar con apoyo financiero internacional. Por ejemplo, comunidades pobres en Beni están recuperando una práctica ancestral de terrenos de cultivo elevados, llamados camellones, para proteger sus cultivos de las inundaciones. Los países ricos tienen todavía que comprometerse con unos 50.000 millones de dólares de dinero extra al año, que es lo que necesitan los países pobres para desarrollar proyectos como este.

Las cinco amenazas climáticas para Bolivia son:

  • Deshielo de los glaciares: Los glaciares en la Cordillera Real han perdido más del 40% de su volumen entre 1975 y 2006. El deshielo de los glaciares amenaza el subministro de agua para miles de campesinos pobres de los Andes así como el agua y la electricidad para grandes ciudades como La Paz y El Alto. Aproximadamente el 40% de la electricidad en Bolivia procede de hidroeléctricas.
  • Desastres naturales: Por primera vez en 2007 Bolivia entró en la lista de los 10 países en el mundo más afectados por desastres. Entre el 2006 y 2008 las inundaciones, los desbordamientos de los ríos, los deslizamientos de tierra, el granizo y las heladas afectaron a más de 618.000 personas y costaron al gobierno boliviano entre el 3 y el 4% de su PIB anual.
  • Incendios forestales: Se calcula que en los bosques bolivianos están almacenadas hasta 10 gigatoneladas de carbono. Sin embargo, los períodos de sequía más prolongados probablemente lleven a un aumento de los incendios y a la destrucción de los bosques. En octubre de 2005, la región de Beni sufrió su peor sequía en 40 años. La sequía, que estaba relacionada con el aumento de la temperatura de la superficie del mar en el Atlántico Norte, desencadenó incendios enormes que destrozaron unas 500.000 hectáreas de bosques y pastos.
  • Expansión de enfermedades: En abril de 2009 las autoridades médicas de Santa Cruz informaron de más de 55.000 casos sospechosos de fiebre del dengue y 25 muertes. Se considera que las temperaturas más altas han permitido que el mosquito que transmite la enfermedad llegue a mayores altitudes.
  • Tiempo errático: Los campesinos pobres ya están luchando para hacer frente a las lluvias erráticas, que dejan a los campesinos inseguros de cuándo cultivar sus campos, que sufren plagas de insectos provocadas por temperaturas anormalmente altas. Las cosechas que se pierden año tras año significan que más y más gente simplemente no tienen suficiente para comer.

Los países ricos se resisten a hacer lo que es necesario

Oxfam Internacional hace un llamamiento a los países ricos para que reconozcan sus responsabilidades: que reduzcan sus emisiones al menos en un 40% hacia el 2020 respecto a los niveles de 1990 y proporcionen al menos 150.000 millones de dólares en dinero nuevo para ayudar a los países pobres como Bolivia a reducir sus emisiones y a adaptarse al clima cambiante.

“La gente pobre en Bolivia no puede permitirse el lujo de que nuestros líderes políticos se queden tan satisfechos consigo mismos”, ha afirmado el asesor de políticas de cambio climático de Oxfam Internacional, Antonio Hill. “Es escandaloso que los países más ricos y contaminantes del mundo se resistan a hacer lo que es necesario, y está en su poder, para abordar la crisis climática.”

“El presidente Obama y los líderes europeos que se encuentran en Washington necesitan hacerse cargo de esta responsabilidad. Esto significa poner dinero nuevo, extra, sobre la mesa ahora – y no dejar que estos asuntos que son muy importantes los resuelvan los burócratas con cara de sueño en el crepúsculo de Copenhague”, ha concluido Hill.

Leer más

Descarga el informe: Bolivia: Cambio climático, pobreza y adaptación

Presentación: Cómo las comunidades bolivianas están recuperando un sistema de cultivo ancestral para adaptarse al cambio climático

Artículo: ¿Cómo pueden los países pobres adaptarse al cambio climático?

Toma partido y únete a la petición sobre el cambio climático para llegar a un acuerdo justo en Copenhague en diciembre.

Información complementaria

Ciudadanos bolivianos afectados por el cambio climático estarán disponibles para entrevistas así como portavoces de Oxfam Internacional de todo el mundo.