Un año de indecisión deja la recuperación de Haití en punto muerto

“Cerca de un millón de personas siguen viviendo bajo carpas y lonas y cientos de miles que están viviendo entre ruinas aún no saben cuando van a poder regresar a sus hogares.”
Roland Van Hauwermeiren
Director de Oxfam en Haití
Publicado : 6 Enero 2011

La agencia de ayuda humanitaria Oxfam hace un llamamiento al gobierno haitiano y a los donantes para que rompan con la quietud e inicien la reconstrucción del país

Puerto Príncipe – En un informe publicado hoy, la agencia internacional Oxfam ha hecho un llamamiento a las autoridades de Haití, apoyadas por la comunidad internacional, para avanzar con los planes de reconstrucción de este destrozado país y de permitir a los cerca de un millón de personas que aún vive en carpas y bajo lonas a reasentarse en otras zonas o regresar a sus hogares.

El informe “De la emergencia a la reconstrucción” culpa de la falta de progreso a una desastrosa combinación entre la indecisión del gobierno de Haití, la persecución de los países donantes de sus propias prioridades en cuanto a la ayuda humanitaria y la deslucida Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití, que fue establecida para coordinar la reconstrucción y construir un Estado con capacidad.  

Roland Van Hauwermeiren, el director de Oxfam en Haití ha dicho:

“Ha sido un año de indecisiones y ello ha dejado la recuperación de Haití en espera. Cerca de un millón de personas siguen viviendo bajo carpas y lonas y cientos de miles que están viviendo entre ruinas aún no saben cuando van a poder regresar a sus hogares”.

"Reconstruir este destrozado país no va a realizarse de la noche a la mañana, pero hay decisiones claves respecto a empleo, limpieza de escombros, reparación de viviendas y la localización de tierras para la gente que no puede regresar a sus hogares que pueden y deben ser tomadas de manera urgente. Sabemos de la necesidad de que el gobierno entrante asuma el liderazgo en este aspecto. La comunidad internacional, incluyendo las ONGs, debemos estar unidos para apoyar al gobierno y que de ese modo las autoridades haitianas tengan una oportunidad de éxito en este proceso”.

A pesar del éxito de la respuesta humanitaria tras el terremoto en lo que respecta al salvamento de vidas, el proceso de recuperación a largo plazo acaba de empezar. Las donaciones públicas, así como la financiación de gobiernos e instituciones para la respuesta de emergencia, fueron excepcionalmente generosas. Sin embargo, de los 2,1 billónes de dólares que prometieron los gobiernos para la reconstrucción en 2010, sólo el 42% de este montante había sido entregado a finales del pasado año según la oficina del Enviado Especial de Naciones Unidas a Haití.

“Muchos donantes de los países ricos han perseguido sus propias prioridades en cuanto a la ayuda humanitaria y no se han coordinado entre ellos o trabajado con el gobierno haitiano. Esto debilita seriosamente la capacidad del gobierno de Haití para cumplir con su soberana responsabilidad de liderar la reconstrucción”, ha dicho Van Hauwermeiren.

Muchos donantes destinaron financiación para refugios temporales pero muy poco dinero para limpieza de escombros o la reparación de viviendas. Un año después, sólo el 5% de los escombros se ha retirado y únicamente el 15% de las viviendas temporales necesarias ha sido construido. La construcción a gran escala de nuevas viviendas no puede iniciarse si antes no se limpian los escombros. El gobierno de Haití y los donantes deben priorizar este paso básico para ayudar a la gente a regresar a un hogar.

La Comisión Interina para la reconstrucción de Haití, liderada por el ex presidente de EEUU Bill Clinton y el Primer Ministro de Haití, Jean-Max Bellerive, fue creada en abril de 2010 para facilitar el flujo de financiación de cara a los proyectos de reconstrucción y ayudar a los ministros haitianos a su implementación. No obstante, la Comisión no ha estado a la altura de su mandato. Muchos oficiales haitianos siguen sin tener la capacidad técnica de liderar estos proyectos y la mayoría de ellos no han ni siquiera empezado. La Comisión es un elemento clave para la reconstrucción y debe ir más allá de este atolladero de indecisión y retraso.

A pesar de la actual crisis política, las élites políticas y económicas de Haití aún tienen una oportunidad para hacerse cargo de los problemas que han lastrado el desarrollo del país. No obstante, ese proceso debe empezar ahora.

“Si los haitianos encuentran apoyo unos en los otros, durante la recuperación del país también encontraran una nueva vida. Por encima de todo, los haitianos quieren regresar al trabajo y sacar adelante a sus familias. No están pidiendo caridad, pero sí una oportunidad para formar parte de este proceso para recuperar su propio país. Después de haber pasado por todo lo que han pasado este último año, los haitianos merecen esa oportunidad”, señala Van Hauwermeiren.

Un año después, Oxfam está proveyendo ayuda a alrededor de un millón de personas como parte de las dos respuestas de emergencia en curso: una debida al terremoto y la otra al brote de cólera que se dio en el país el pasado octubre dejando a su paso a uno 2600 fallecidos.

Más información

Contactar

Permalink: http://oxf.am/Zxp