Hospital Bwalia 'Bottom' en Lilongwe, Malawi. Foto: Abbie Trayler-Smith/Oxfam

La ayuda al desarrollo se desploma: las promesas de los donantes de prestar apoyo a los países pobres se tambalean

“La ayuda al desarrollo no es caridad. Es una inversión mínima pero vital para construir un mundo mejor y más seguro.”
Jeremy Hobbs
Director ejecutivo, Oxfam Internacional
Publicado : 3 de abril 2013

Oxfam ha advertido hoy de que el incumplimiento de los compromisos de los donantes de ayudar a los países más pobres despojará a millones de personas que viven en la pobreza de una ayuda vital.

La organización internacional hace esta declaración en respuesta a las cifras publicadas por la OCDE  que muestran que los fondos destinados por los países ricos a la ayuda al desarrollo en 2012 sumaron 125.586 millones de dólares, lo que supone un descenso de 5.360 millones. Con respecto al PIB, la ayuda cayó del 0,39% al 0,29%, desbaratando, así, las promesas realizadas por los países ricos de destinar el 0,7% de sus ingresos a las personas más pobres.

Los mayores recortes se han producido en España e Italia. Bélgica y Alemania también han recortado drásticamente los fondos destinados a la ayuda en sus presupuestos. Asimismo, Australia, cuya economía y finanzas públicas están en mejor estado que las de la mayoría de los países de la OCDE, ha retrasado su compromiso de incrementar la ayuda y apenas ha aumentado los fondos destinados a ayudar a los países pobres con respecto al pasado año, y que serán la mitad de los que este año destine Reino Unido a ayuda al desarrollo.

Cuestión de voluntad política

Oxfam ha hecho un llamamiento a los países ricos a no dejar a un lado las promesas hechas a las personas más pobres del planeta. A pesar de la recesión económica, el Reino Unido destinará este año el 0,7% a ayuda al desarrollo, demostrando, así, que mantener la ayuda a los países pobres es una cuestión de voluntad política y no de necesidad fiscal.

Con 61 millones de dólares, es decir, 40 millones de libras o 47 millones de euros –o lo que es lo mismo, la misma cantidad que este año el banco Barclays pagó a nueve de sus directivos en concepto de primas –, se podría proporcionar acceso a agua salubre a un millón de personas en Mozambique, donde tan sólo el 5% de la población rural tiene acceso a agua limpia.

Recortes que cuestan vidas

El director ejecutivo de Oxfam Internacional, Jeremy Hobbs, ha señalado: "Los recortes en ayuda van a costar numerosas vidas. Debido a la crisis económica, las reservas de los países pobres se han agotado y éstos deben luchar para hacer frente a los altos precios de los alimentos y al elevado coste de los efectos del cambio climático. No es momento de que ahora los países ricos abandonen los compromisos adquiridos".

"Que Reino Unido haya mantenido el nivel de ayuda demuestra que otros países donantes también pueden mantener sus compromisos si quieren. Gracias a la ayuda al desarrollo se construyen hospitales, se pagan los salarios del personal sanitario y se compran libros de texto y material médico. Países como Bélgica o Japón, que están aplicando duros recortes a la ayuda, deben considerar el coste humano y dar marcha atrás".

La ayuda es una inversión

"La ayuda al desarrollo no es caridad. Es una inversión mínima pero vital para construir un mundo mejor y más seguro. Estos recortes suponen que muchas familias agricultoras no recibirán ayuda para cultivar alimentos, que muchos niños y niñas no podrán acceder a una educación que les permita tener mejores trabajos, y que muchas mujeres no podrán acudir a un médico para tener bebés más sanos. Estos recortes generalizados implican que los países pobres sufrirán las consecuencias del desastre causado por los banqueros de los países ricos y tendrán menos con lo que contribuir a que la economía mundial mejore".

Dinamarca, Suecia, Luxemburgo, Países Bajos y Noruega han mantenido su promesa de seguir destinando más del 0,7% de su producto interior bruto a la ayuda al desarrollo.

Con respecto al tamaño de la economía, Estados Unidos ocupa el puesto número 19 de los donantes más importantes. Así, los ciudadanos estadounidenses destinan más dinero a la compra de refrescos (77.000 millones de dólares el pasado año) que el Estado a ayuda al desarrollo .

La cantidad total de la ayuda internacional al desarrollo, 125.586 millones de dólares, resulta minúscula si la comparamos con la riqueza que controlan las cien personas más ricas del mundo: 1,9 billones de dólares.

Son necesarias nuevas formas de financiación

Las cifras publicadas hoy confirman que los fondos destinados principalmente a la adaptación al cambio climático descendieron en 2011 a 1.800 millones de los 3.300 millones de dólares del año anterior. Aunque las cifras de 2012 no han sido confirmadas, todo parece indicar que el descenso continúa. La financiación para la lucha contra el cambio climático, que debe ser considerada a parte de la ayuda al desarrollo tradicional, es necesaria para que los países en desarrollo puedan hacer frente a los cada vez mayores efectos del cambio climático, como los fenómenos meteorológicos extremos, la escasez de agua y la reducción de la producción agrícola.

Con la reducción de la ayuda como telón de fondo, encontrar nuevas fuentes de financiación para el desarrollo resulta crucial. Así, Oxfam demanda una tasa a las transacciones financieras (TTF) para ayudar a las personas que viven en la pobreza, afectadas por la crisis económica, y un incremento de los esfuerzos para acabar con la evasión de impuestos que cada año despoja a los países pobres de miles de millones. La Comisión Europea calcula que la creación de una TTF europea en 11 de sus Estados miembros podría recaudar 35.000 millones de euros. Un estudio reciente del Instituto Alemán de Investigación Económica (Deutsches Institut für Wirtschaftsforschung, DIW) estima que los ingresos podrían alcanzar los 37.000 millones al año.

Hobbs afirma: "Ahora se necesitan más que nunca nuevas formas innovadoras para recaudar fondos para contribuir a la lucha contra la pobreza y el cambio climático. No existe ningún impedimento para que los países donantes establezcan una TTF que no costaría nada y recaudaría miles de millones. Francia ha demostrado que es posible y ahora depende de ella liderar el camino para que otros países donantes se sumen y apliquen esta tasa y la utilicen para financiar el desarrollo".

Información complementaria

  • En Nepal, 91/60/71 millones de dólares/libras/euros podrían pagar los salarios de más de 15.500 médicos  y de más de 21.000 miembros del personal de enfermería   que podrían tratar a casi un millón de personas al día.
  • Con 152/100/119 millones de dólares/libras/euros se podrían cubrir los costes de tres millones de vacunas contra la meningitis , que permitirían tratar a tres de cada ocho personas de los países de ingresos bajos.
  • Con 760/500/593 millones de dólares/libras/euros se podrían suministrar 188 millones de mosquiteras para prevenir la malaria.
  • Con 365/340/284 millones de dólares/libras/euros se podría tratar a más de dos millones de personas seropositivas con antiretrovirales durante un año.
  • Invertir 911/600/711 millones de dólares/libras/euros en agricultura permitiría a más de medio millón de personas de África salir de la pobreza.
  • Los consumidores estadounidenses gastan en dulces de Pascua 2,1/1,4/1,6 millones de dólares/libras/euros .

Contactar

Para más información, puede ponerse en contacto con:

Caroline Hooper-Box
caroline.hooper-box@oxfaminternational.org
Tel.: +1 202 496 1173
Tel. móvil: +2 202 321 2967

Más información

Lee más obre el movimineto por la Tasa Robin Hood

Video (solo disponible en inglés): Private health care sector in India is putting women's lives at risk

Permalink: http://oxf.am/U4N