769 familias fueron desalojadas por fuerza de Polochic. Foto: Pablo Tosco/Oxfam
En marzo de 2012, 769 familias fueron desalojadas por la fuerza del Valle de Polochic, en Guatemala

El Gobierno de Guatemala reconoce tres compromisos con las comunidades desalojadas del Valle del Polochic

“Ahora, tanto el poder ejecutivo como el legislativo, deben encontrar las alternativas que permitan acabar de manera permanente con la situación de vulnerabilidad de las familias desalojadas”
Ana Eugenia Marín
Directora de Oxfam en Guatemala
Publicado : 24 de abril 2013

El lunes 22 de abril, representantes de las familias desalojadas en el Valle del Polochic entregaron al gobierno de su país 107 mil firmas en apoyo a su causa: recibir tierras para vivir y cultivar. Las firmas fueron recogidas en 55 países del mundo a través de una campaña internacional impulsada por Oxfam y la plataforma guatemalteca Vamos al Grano. 

Tras un gran acto de movilización frente al palacio presidencial, en la capital del país, los representantes de las familias consiguieron ser recibidos por el Ministro de Agricultura, Elmer López. En la reunión, el Gobierno reconoció no haber cumplido su compromiso de dar tierras a las familias desalojadas, adquirido en marzo de 2012 y expresó que comparte la demanda y la considera válida y legítima. El gobierno guatemalteco informó también que cuenta con dinero y voluntad para resolver la situación de estas familias.

El Gobierno se comprometió a buscar mecanismos alternativos para hacer efectiva la compra de tierras para las familias desalojadas. También, aseguró que proporcionará atención alimentaria a las familias y aplicará una política de desarrollo en el Valle del Polochic que permita solucionar los conflictos sociales.

Oxfam y las organizaciones que forman la Marcha Campesina, Indígena y Popular anunciaron que mantendrán sus acciones de apoyo hasta que las familias desalojadas salgan finalmente de la calle.

La Directora de Oxfam en Guatemala, Ana Eugenia Marín, reconoció el hecho que el gobierno comunicara las medidas de urgencia que tiene previstas y recibiera las firmas de ciudadanos preocupados por la situación de las familias desalojadas. Según Marín, “ahora, tanto el poder ejecutivo como el legislativo, deben encontrar las alternativas que permitan acabar de manera permanente con la situación de vulnerabilidad de las familias desalojadas”.

Un estudio reciente presentado por la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Guatemala (OACNUDH), señala que los medios de subsistencia de las comunidades desalojadas son muy limitados y la falta de acceso a la tierra condiciona su futuro y su seguridad alimentaria.

Según la OACNUDH, el gobierno debe cumplir cuanto antes los acuerdos pactados con la Marcha, suspender nuevos desalojos hasta que se adopte una legislación que evite los desalojos forzados y adoptar medidas para que las inversiones que supongan compra de tierras no restrinjan el acceso a la tierra ni la subsistencia de las comunidades que pudieran verse afectadas.

El acceso a la tierra es la principal causa de miseria, hambre e injusticia en Guatemala. La secretaría de Asuntos Agrarios (SAA) del país reconoce 1.336 conflictos activos por tierras. Entre ellos, el caso del Valle del Polochic ilustra las consecuencias negativas de políticas agrarias y sistemas alimentarios disfuncionales, que potencian y protegen a los grandes latifundios de monocultivos y desplazan a los pequeños agricultores que contribuyen a la seguridad alimentaria.

La tierra también es clave en el marco de los Acuerdos de Paz firmados en el país entre 1991 y 1996. Así lo reconoció el presidente Otto Pérez Molina durante la apertura del Foro Global de la Tierra el 23 de abril en La Antigua, Guatemala. “Resolver problemas agrarios y rurales es fundamental e ineludible para dar respuesta a la situación de la población en el medio rural, la más afectadas por pobreza extrema, inequidad y desigualdad. Es clave la transformación de la estructura y tenencia de la tierra que debe tener como meta la inclusión social” dijo Pérez. “La tierra constituye para quienes la trabajan la base de estabilidad económica y bienestar social”, concluyó.

Más información

Preguntas y respuestas sobre el acaparamiento de tierras

Descárgate el informe: "Nuestra tierra, nuestras vidas", Tiempo muerto para la compra masiva de tierras

Contactar

Para más información, contactar con:

En Madrid:

Marisa Kohan
Técnica de prensa
91 204 67 44 - 699 98 48 00
mkohan@intermonoxfam.org

En Guatemala:

Giovany Ujpán Mendoza
Oficial de Comunicaciones/Campañas | Oxfam
Oficina: +502 2205 5250 | Celular: +502 3419 5156
email: ggujpan@intermonoxfam.org

Permalink: http://oxf.am/U5s