Malí necesita reformas y ayuda “inteligente” para lograr la paz

“Los donantes deben contribuir a sentar las bases de una prosperidad genuina para Malí o dejarán su cometido a medias.”
Marietou Diaby
Directora de país de Oxfam en Malí
Publicado : 15 de mayo 2013

Oxfam considera que los donantes internacionales deben contribuir a que Malí recupere su capacidad de gobierno y a evitar que quede sumido en la ruina económica para, así, poder alcanzar la paz tras la intervención militar liderada por las tropas francesas. 

Con motivo de la reunión en Bruselas de los donantes internacionales para debatir el futuro del país, la organización internacional de ayuda humanitaria ha publicado hoy un informe titulado Mali: A new development contract (tan sólo disponible en inglés y francés).

Marietou Diaby, directora de país de Oxfam en Malí, ha afirmado que, desde el estallido de la crisis el pasado año, el interés internacional sobre Malí se ha centrado principalmente en cuestiones de seguridad y antiterrorismo. Ahora, es necesario ampliar este enfoque.

"Los donantes deben tener en cuenta las lecciones aprendidas de crisis como las de Afganistán o Somalia, con las que ha quedado demostrado que centrarse en ganar el conflicto militar no es suficiente para lograr una paz y seguridad sostenibles y a largo plazo", señala Diaby. "Los donantes deben contribuir a sentar las bases de una prosperidad genuina para Malí o, de lo contrario, dejarán su cometido a medias".

Casi medio millón de personas desplazadas

La situación de Malí es grave. El pasado mes, los habitantes del norte del país se enfrentaron a la segunda crisis alimentaria en muchos años a consecuencia de la escasez de alimentos, la falta de suministros y la inflación. Aproximadamente, 467.000 personas –un tercio de la población del norte del país– se han visto obligadas a desplazarse a causa del conflicto. Mientras la economía del país continúa decreciendo, en los últimos 12 meses Malí se ha situado como uno de los cinco países más pobres del mundo según el índice de desarrollo humano de Naciones Unidas.

Aunque, tal y como la organización subraya, el país sí cuenta con el potencial para prosperar y es, por ejemplo, el tercer mayor productor de oro de África, su población aún no se ha beneficiado de sus riquezas. Una de cada cinco personas (en total, tres millones) viven en extrema pobreza y son incapaces de satisfacer sus necesidades nutricionales básicas.

Corrupción y falta de transparencia

"El Gobierno de Malí es el principal responsable ante sus ciudadanos y ciudadanas de dirigir el desarrollo del país", continúa Diaby. "Sin duda, debe mejorar la gestión de sus recursos y distribuir los beneficios de forma más justa. Debe hacer frente a la corrupción y a la falta de transparencia. La futura prosperidad de Malí debe estar basada en los intereses y necesidades de los ciudadanos y ciudadanas de a pie, quienes deben poder jugar un papel determinante en su futuro”.

Oxfam considera que, además, una ayuda al desarrollo "inteligente" puede jugar una función crucial en este momento tan importante. Signos esperanzadores indican que los donantes saben que es hora de cambiar de enfoque y centrarse en resolver los problemas estructurales que están minando el desarrollo de Malí.

Para ello, deben emprender acciones reales, como facilitar fondos inmediatos para la respuesta humanitaria y comprometerse a proporcionar financiación a largo plazo durante, al menos, los próximos 15 años. También deben dejar claro que esperan ver que el Gobierno de Malí emplea los fondos facilitados para luchar contra la pobreza, la corrupción y la desigualdad y defender los derechos humanos.

Más información

Actúa ahora para Malí

Crisis en Malí

Lee el informe (solo disponible en inglés)Mali: A New Development Contract. What kind of aid is needed to end the crisis?

Contactar

Para más información, contactar con:

Permalink: http://oxf.am/UpC