El Salvador. Foto: Claudia Barrientos

Los ingresos generados en un año por las 113 personas más ricas de Latinoamérica sacarían de la pobreza a 25 millones de personas

“Se deben implementar medidas y políticas públicas que mitiguen la riqueza extrema y la opacidad financiera que permite la evasión y elusión fiscal.”
Francoise Vanni
Directora de Oxfam para Latinoamérica y el Caribe
Publicado : 2 de abril 2014

La nota informativa de Oxfam “Latinoamérica y el Caribe: el reinado de las élites”, publicada en el marco del Foro Económico Mundial sobre América Latina (WEF, por sus siglas en inglés) que se celebra esta semana en Panamá, explica que a pesar del descenso en la desigualdad registrada en los últimos 10 años, Latinoamérica y el Caribe sigue siendo la región más desigual del mundo y varios de sus países todavía registran niveles de desigualdad comparables a los de algunas naciones de África Subsahariana y del Sudeste asiático.

La nota señala que en América Latina y el Caribe mientras los más ricos captan en promedio casi 50% de los ingresos totales de la región, los más pobres reciben solo el 5%. En otras palabras, mientras que 164 millones de personas viven en situación de pobreza (66 millones de ellas en pobreza extrema), 113 latinoamericanos están en la lista de las personas más ricas del mundo (65 brasileños, 16 mexicanos, 12 chilenos, 8 peruanos, 5 argentinos, 4 colombianos, y 3 venezolanos).

Solamente los ingresos anuales proyectados para el 2014 de esos 113 latinoamericanos, equivaldrían a los presupuestos estatales de El Salvador, Guatemala y Nicaragua juntos; y esos mismos ingresos serían iguales al presupuesto de salud pública de nueve países de la región. El mexicano Carlos Slim, -el más rico de todos los latinos y el segundo hombre más rico del mundo-, podría pagar sólo con sus ingresos de un año los salarios anuales de 440.000 mexicanos.

El poder político en manos de los más ricos

Esas cifras son la expresión y el resultado de un fenómeno global: los ricos reinan. Oxfam ha denunciado que las élites ricas se reparten el poder político para manipular las reglas del juego económico, socavando la democracia y creando un mundo en el que las 85 personas más acaudaladas del mundo acumulan tanta riqueza como la mitad de la población más pobre del planeta.

“América Latina y el Caribe debe afrontar el rezago de la desigualdad que produce un desbalance social y permite que las élites que concentran la riqueza tengan una influencia política indebida que, en último término, arrebata a los ciudadanos los ingresos procedentes de los recursos naturales, genera políticas fiscales injustas, fomenta las prácticas corruptas y desafía el poder normativo de los gobiernos”, dijo Francoise Vanni, directora de Oxfam para Latinoamérica y el Caribe.

Se deben tomar medidas urgentes para mitigar la riqueza extrema

“Ciudadanos alrededor del mundo, incluyendo en la región, han expresado su preocupación por la creciente acumulación de la riqueza en pocas manos. Oxfam hace un llamado urgente a los países latinoamericanos y del Caribe a que implementen medidas y políticas públicas que mitiguen la riqueza extrema y la opacidad financiera que permite la evasión y elusión fiscal.”, señaló Vanni al presentar la nota informativa Reinado de las élites.

El propio WEF ha identificado las crecientes disparidades en materia de ingresos como el segundo mayor riesgo mundial para los próximos 12 a 18 meses. En su informe Perspectivas de la Agenda Mundial 2014, publicado en noviembre de 2013, la organización advirtió que la desigualdad está afectando a la estabilidad social y "supone una amenaza para la seguridad en el ámbito mundial".

Oxfam pide a los líderes económicos y políticos reunidos en el Foro Económico Mundial América Latina que se comprometan a superar la desigualdad, acabar con la pobreza y frenar la excesiva influencia de las élites en las decisiones políticas. Para ello, deben adoptar compromisos que incluyen no utilizar su riqueza económica para obtener favores políticos, respaldar una fiscalidad progresiva sobre la riqueza y los ingresos, invertir en educación y salud universales; y comprometerse a establecer, como parte de los objetivos de desarrollo post-2015, el objetivo global de acabar con la desigualdad extrema en todos los países.

Información complementaria


Contactar

Tania Escamilla | tescamilla@oxfam.org.uk | +52 1 55 41813147 - México

Susana Arroyo | sarroyo@oxfamintermon.org | +51 9997 923 743 - Panamá

Información relacionada

Dos niñas con botellas de agua en la mano caminan a traves de basura.
Gobernar para las élites

La desigualdad económica crece rápidamente en la mayoría de los países.

Members of the rag-picking community of Shanti Busti, India.
Una reducida élite se beneficia de la manipulación de las reglas políticas en detrimento del resto del mundo

Las élites ricas se reparten el poder político para manipular las reglas del juego económico, socavando la democracia y creando un mundo en el que las 85 personas más acaudaladas acumulan tanta riqueza como la mitad de la población más pobre del planeta junta.

Classroom in Mali. Photo: Oxfam
La estrategia del Banco Mundial debe incluir acciones concretas contra la desigualdad

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional deben abandonar la teoría económica del "efecto goteo" y liderar la lucha contra la desigualdad si realmente quieren acabar con la pobreza para el año 2030.

Permalink: http://oxf.am/5wo