Oxfam rechaza las conclusiones del informe de SGS sobre la certificación del Consejo de Administración Forestal de New Forests Company

Oxfam rechaza las conclusiones de dicho informe y defiende su investigación que indica que al menos 22.500 personas fueron obligadas a abandonar sus hogares y la tierra de la que dependían para ganarse la vida, sin recibir compensación alguna y, en algunos casos, de forma violenta, para dar paso a las plantaciones de la empresa New Forests Company en los distritos de Mubende y Kiboga, en Uganda. Además, Oxfam subraya el hecho de que en respuesta al informe de SGS, el Consejo de Administración Forestal (FSC en sus siglas en inglés) no sólo no ha archivado la demanda, sino que continúa con la investigación.

Oxfam cuestiona el alcance y la validez de este informe, que se basa en su totalidad en la investigación realizada por SGS, el mismo organismo de certificación cuya evaluación original del proceso de desalojo fue, en nuestra opinión, sumamente deficiente. Consideramos que esta investigación ha sido superficial y que SGS no ha tenido debidamente en cuenta los testimonios de las comunidades afectadas, recopilados por Oxfam a lo largo de varios meses mediante un detallado proceso de consulta en el que participaron más de 600 personas.

Las pruebas recogidas incluyen los testimonios, de reconocido valor legal, de personas concretas que atestiguan el uso de violencia durante el proceso de desalojo. Aparentemente, SGS no ha hablando con ninguna de estas personas ni ha abordado las cuestiones planteadas a raíz de sus testimonios.

SGS se apoya principalmente en su propia evaluación del proceso de desalojo, en la que afirma que los afectados son “ocupantes ilegales” que, por tanto, no tenían derecho a residir en dichas tierras, para demostrar que se han respetado los estándares del FSC. Sin embargo, las comunidades consideran que sí tenían ese derecho y llevaron sus casos ante los tribunales de Uganda, donde fueron admitidos y están pendientes de resolución. Asimismo, SGS reconoce que no se ha pagado ninguna compensación, lo que dificulta aún más la comprensión de las conclusiones de su propio informe dado que los estándares del FSC exigen que se compense a los habitantes locales por cualquier pérdida o daño sufrido, inclusive sus medios de vida.

Es crucial que cualquier futura investigación del FSC tenga en cuenta, de forma objetiva, todo el peso de las pruebas proporcionadas por Oxfam. Más aún, continuaremos exigiendo que se lleve a cabo una investigación independiente de las denuncias de las comunidades afectadas para que éstas obtengan la reparación que merecen.

Lee el documento completo (en inglés): Oxfam response to the SGS investigation into the Forest Stewardship Council complaint (pdf, 227kb)

Contacto para medios: 

Lucy Brinicombe, Oficial de Prensa, Oxfam
tel +44 (0)1865 472192
mob +44 (0)7786 110054
Twitter: @lucybrinicombe