Helena Christensen

Helena Christensen speaks with Andres Huilla Mendoza, a farmer from the Huacarpay community on her trip to Peru with Oxfam
Helena viajó a Perú para documentar el efecto dramático que el cambio climático está teniendo en la gente de allí

Enlaces de interés

Wikipedia: 
Helena Christensen

La supermodelo y fotógrafa danesa, Helena Christensen, se convirtió en embajadora de Oxfam en 2010. Como entusiasta activista en nuestras campañas y carismática portavoz, Helena es una apasionada luchadora contra los efectos del cambio climático y por la ayuda para que las comunidades más vulnerables puedan adaptarse a los cambios que les sobrevienen y aplacar la pobreza.

En 2009 viajó a Perú, país donde nació su madre, y allí realizó un reportaje fotográfico sobre las devastadoras consecuencias del cambio climático para sus habitantes. Helena ascendió hasta los 4.500 metros en los Andes para contemplar el glaciar Ausangate, en peligro de desaparición debido a un acelerado deshielo. Durante miles de años, el glaciar ha contribuido a preservar los medios de vida de aquéllos que viven en las faldas de la montaña. Helena fue testigo de cómo se acaba con ríos y tuvo la oportunidad de hablar con los agricultores locales sobre las escasas lluvias.

"Meltdown" es una exposición que recoge las fotografías realizadas a lo largo de sus viajes y que se estrenó en las instalaciones de las Naciones Unidas de Nueva York durante la celebración de su Asamblea General en septiembre de 2009. A partir de ese momento la exposición recorrió el mundo y estuvo disponible en Lima, Londres y en la ciudad de origen de Helena, Copenhague, mientras que allí tuvo lugar la Conferencia sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas.

Dice literalmente:
"Igual que otros millones de personas pobres de todo el mundo, desde Mali a las Maldivas, la gente de Ausangate vive en el frente de los efectos del cambio climático. Y aunque sean quienes han contribuido en menor medida a la crisis provocada por el cambio climático, son aquéllos que sufren más severamente sus consecuencias que van desde un mayor número de inundaciones y sequías, a una más acusada desertificación y subidas del nivel de mar. Tenemos que ayudarles, ya que el cambio climático no es algo anhelado, sino una pesadilla viviente".

Helena también ha viajado a Nepal y Kenya con Oxfam, fotografiando y reuniéndose con personas afectadas por el cambio climático. En su viaje a Turkana, al norte de Kenia, en diciembre de 2011, Helena conoció familias que luchan para hacer frente a la grave sequía que ha puesto más de 13 millones de personas en el Cuerno de África en situación de riesgo. Fue testigo de primera mano, del impacto que los fenómenos climáticos extremos - que van a aumentar en frecuencia e intensidad debido al cambio climático - representan para la seguridad alimentaria en las comunidades de pastores, en un momento en que el precio de los alimentos y los combustibles están por las nubes.

También en 2011, Helena se unió a la campaña CRECE de Oxfam, que aboga por un nuevo enfoque para la gestión de los recursos naturales del mundo.

"Para mí, la comida y la familia van de la mano. No hay nada que me guste más que reunir a mi familia alrededor de la mesa para compartir la comida y la conversación. Otras familias no tienen tanta suerte. Una de cada siete personas pas hambre hoy en día y los efectos del cambio climático están haciendo aún más difícil  alimentar al mundo. CRECE insta a los gobiernos a crear un nuevo futuro en el que familias de todo el mundo puede sentarse a la mesa para comer y hablar. "

Helena también representó a Oxfam en el Dubai International Film Festival, donde habló en un evento de gala y ayudó a recaudar más de un  millón de dólares para el trabajo de Oxfam.
 

Comparte esta página: