Una refugiada siria en Jordania participante en el estudio. Foto:Oxfam
El 50% de los participantes afirmaron tener dificultades para acceder a servicios básicos.

¿Qué se siente al ser una persona refugiada? Impresiones de los refugiados sirios en Jordania

“La falta de conocimientos o información sobre los servicios son el principal impedimento a la hora de acceder a la ayuda.”

¿Qué se siente al ser una persona refugiada, obligada a huir a un país desconocido y a depender de la ayuda humanitaria para sobrevivir? ¿Cómo sabes a quién recurrir, en quién confiar o cómo satisfacer las necesidades más básicas de tu familia?

Para comprender mejor cómo ven la respuesta humanitaria a esta crisis las personas sirias refugiadas en Jordania, hemos llevado a cabo un proyecto de investigaciónNuestro objetivo no es sólo mejorar nuestros servicios o la comunicación con los refugiados, sino también asegurarnos de que las voces de las personas afectadas por esta crisis contribuyan a dar forma a nuestro trabajo humanitario, ahora y en el futuro.

Jordania se ha convertido en el hogar de casi 600.000 personas refugiadas que han huido del brutal conflicto que asola Siria y la presión que esto ha supuesto en las infraestructuras y servicios públicos de Jordania es evidente.

Aunque las noticias generalmente muestran imágenes del atestado campo de Za'atari, el 80% de las personas refugiadas que han cruzado la frontera viven en comunidades de acogida, fuera del campo. Los refugiados sirios que viven en los alrededores de las ciudades y de los pueblos carecen de permiso legal para trabajar y, por tanto, dependen de la ayuda humanitaria.

Acceso a servicios básicos: el desafío más grande

Numerosas agencias gubernamentales y de Naciones Unidas, así como ONG locales e internacionales, están proporcionando asistencia humanitaria en un intento de aliviar el sufrimiento de las familias refugiadas y fortalecer la capacidad de resiliencia de las comunidades de acogida jordanas. Sin embargo, como un cruel recordatorio de los desafíos a los que estas personas se enfrentan cada día, el 50% de los participantes en el estudio –tanto del campo de Za'atari como de las comunidades de acogida urbanas o de los asentamientos informales– afirmaron tener dificultades para acceder a los servicios más esenciales.

En Za’atari, un abrumador 74% de los participantes identificó la distancia como la principal barrera para acceder a estos servicios. Esto puede resultar extraño al pensar en todas estas personas refugiadas, apiñadas en el campo. Sin embargo, según las estimaciones más recientes, Za'atari se ha convertido en la cuarta ciudad más grande de Jordania, con entre 80.000 y 120.000 residentes. Otro 25% de las personas encuestadas señalaban la falta de conocimientos o información sobre los servicios como el principal impedimento a la hora de acceder a la ayuda.

Asimismo, también las comunidades de acogida citaban la distancia y la falta de conocimientos sobre los servicios como algunos de los principales factores que imposibilitan el acceso a servicios médicos, educativos y alimentarios de calidad.

El estudio indica que un gran número de las personas participantes depende del "boca a boca" para acceder a información sobre los servicios, lo que hace a las personas beneficiarias más vulnerables a los rumores, la información manipulada y, en general, cualquier brecha en la comunicación. Esto supone una especial dificultad en las comunidades de acogida donde las personas refugiadas se encuentran dispersas en distintas áreas. Tanto en los campos como en las comunidades de acogida, es evidente que las personas refugiadas no sentían que existiese información clara sobre todos los tipos de servicios a su disposición.

Nuestro informe recoge una serie de recomendaciones para el Gobierno de Jordania, los donantes, las agencias de Naciones Unidas y las ONG presentes en el país sobre cómo mejorar la provisión de servicios. Por ejemplo, Naciones Unidas y las ONG deben desarrollar distintos sistemas para recibir e incorporar las opiniones de las personas beneficiarias y prestar más atención a las restricciones en la movilidad ligadas al género como, por ejemplo, incrementando las visitas domiciliarias, contratando más personal de terreno femenino y hacer de las mujeres el público objetivo a la hora de diseminar información sobre los servicios.

Llevando a cabo las recomendaciones del estudio

Oxfam trabaja activamente para incorporar estas recomendaciones a nuestros programas en marcha. Para mejorar la información y los conocimientos de las comunidades acerca de la variedad de servicios disponibles en los diferentes sectores, estamos distribuyendo folletos informativos sobre los proveedores de servicios especialmente dirigidos a los comités de refugiados y a los voluntarios y voluntarias. Los derechos legales constituyen otra área sobre la que los participantes en la encuesta decían carecer de información.

Desde Oxfam trabajamos ahora con la organización socia local ARDD para llevar a cabo talleres de sensibilización sobre los derechos legales de las personas refugiadas en Jordania. Además, estamos trabajando con el objetivo de mejorar las líneas telefónicas de información sobre los servicios, añadiendo una línea adicional e incorporando más personas para responder a las dudas de la població, así como estableciendo centros de información en las áreas de proyecto a través de las cuales recibir sus quejas y opiniones.

Ahora, mientras la crisis sigue sin mostrar signos de concluir, es esencial que las personas refugiadas conozcan sus derechos y los servicios a su disposición para que puedan vivir con dignidad en Jordania. Las vidas diarias de los ciudadanos y ciudadanas sirios han cambiado drásticamente.

¿Cómo podemos las organizaciones humanitarias asegurarnos de satisfacer sus necesidades más básicas y de que se respetan sus derechos humanos y, al mismo tiempo, hacer frente a las ideas erróneas que algunos miembros de las comunidades tienen sobre nuestro trabajo? Utilizaremos este estudio para responder a esta y a otras muchas preguntas para, así, mejorar nuestros servicios y nuestro trabajo a nivel local e internacional.

También esperamos que sea de utilidad para otras personas a la hora de comprender, al menos en cierta medida, qué significa ser una persona desplazada, estar lejos de tu hogar y depender de otros para sobrevivir.

 

Más información

Distribución de mantas a refugiados sirios, por la Asociación Najdeh, Líbano
Crisis en Siria

Más de 2,8 millones de personas han huido de Siria para refugiarse en países vecinos y necesitan desesperadamente refugio, alimentos, agua, ropa de abrigo y asistencia médica. Hemos incrementado nuestra respuesta humanitaria, pero necesitamos más fondos urgentemente durante este invierno.

Permalink: http://oxf.am/Aq2