Agricultoras en Cuba: Reyna y sus dos hijas gemelas. Foto: Oxfam

Mujeres agricultoras en Cuba: confianza en el futuro

“Debemos ser independientes y hacer entender a los hombres que tenemos los mismos derechos y somos iguales que ellos.”
Reyna
Pequeña agricultora

Cuando Reyna y sus hijas gemelas, Liudmila y Liuwitza, se hicieron cargo de su trozo de tierra, no era más que un campo yermo con troncos secos que los cubanos llaman "marabú". Les llevó un año limpiarlo y cultivarlo.

"Decidimos hacernos agricultoras porque la situación alimentaria aquí es algo difícil", nos cuenta Reyna. "Yo podría mantenerme a mí pero también debo pensar en mis nietos, mis hijas, mi familia y mi comunidad".

Primeros resultados

Con un sombrero blanco de paja para protegerse del sol de la tarde, Reyna, de 65 años, muestra como la granja ha empezado a dar frutos para su familia y la comunidad cercana a Bartolomé Maso, ubicada en la Sierra Maestra, en el sudeste de Cuba.

"Tenemos 65 cabras y ovejas en la granja, y una vaca que ha criado dos veces. De ella, sacamos leche para nosotros pero también para reforzar la dieta de los niños de aquí, ya que no hay leche para ellos en las tiendas. Además, producimos yuca, maíz, plátanos y otras frutas y vegetales que comemos y aportamos a la cooperativa.

Apoyar a las mujeres

Reyna solicitó una subvención en el marco de una ley de 2008 que distribuyó tierras del estado sin explotar entre las personas dispuestas a cultivarlas, como parte de una serie de reformas para reducir la dependencia de Cuba de la importación de alimentos. Además, Reyna se unió a una de las muchas cooperativas integradas en la Asociación Nacional de Pequeños Agricultores (ANAP)

Esta asociación, que cuenta con el apoyo de Oxfam desde 1987, trabaja con cooperativas para animar y ayudar a las mujeres a convertirse en productoras de alimentos. Ellas aprenden técnicas de agricultura sostenible y participan en talleres sobre capacitacion económica y violencia de género.

"Nosotras somos iguales"

Reyna es una líder entre otras agricultoras. Es una mujer independiente, abierta y nunca se pierde una asamblea.
"Me gusta saber de primera mano que está ocurriendo y decirlo si no estoy de acuerdo. Debemos ser independientes y hacer entender a los hombres que tenemos los mismos derechos y somos iguales que ellos".

A pesar que aún se enfrenta a grandes desafíos como obtener un indispensable sistema de riego, Reya es optimista. Ella espera que un acuerdo firmado recientemente para criar y vender cerdos le traiga ingresos extra que pueda reinvertir en su granja.

"Hemos empezado hace poco y los resultados aún no son muy grandes porque al principio todo es una inversión. Pero confiamos en el futuro. Hemos visto los resultados en otras cooperativas y han sido muy buenos. Seguiremos trabajando juntas para mejorar nuestra situación. Es el único camino".

Más información

Oxfam en Cuba

Cuba: Garantías de provisión de alimentos desde una perspectiva de género

La agricultura a pequeña escala

Lee el informe: De promesas a prioridades: Poniendo a la agricultura familiar y campesina al centro de un sistema de producción de alimentos justo en América Latina y el Caribe.

Permalink: http://oxf.am/UXM