Los países ricos defraudan las expectativas de un acuerdo comercial que estimule el desarrollo

“Los países ricos están haciendo ofertas absolutamente inadecuadas.”
Jeremy Hobbs
director de Oxfam Internacional
Publicado : 25 de abril 2006

La posibilidad de alcanzar este año un acuerdo comercial que ayude a la reducción de la pobreza se va desvaneciendo, según un nuevo informe hecho público hoy por Oxfam Internacional.


Después del fracaso de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para conseguir algún progreso esta semana en Ginebra, Oxfam Internacional cree que Estados Unidos y la Unión Europea han tensado las negociaciones hasta el límite del colapso con la intención de conseguir concesiones, y han dejando de lado los temas de desarrollo. A menos que las ofertas cambien de manera significativa en los próximos tres meses, los países pobres deberían seguir negociando en lugar de firmar un mal acuerdo este año.


Los miembros de la OMC deben establecer los detalles y los plazos para una reforma del comercio mundial a mediados de este año si quieren llegar a un acuerdo antes del fin de la “Autoridad de Promoción del Comercio” (TPA por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, que terminará a mediados de 2007. La TPA permite a la Administración norteamericana negociar acuerdos comerciales sin necesidad de que sean sometidos al Congreso de ese país.


Durante la reunión ministerial de la OMC en Hong Kong, el pasado mes de diciembre, se estableció el 30 de abril como límite para realizar nuevas propuestas. Sin embargo, esta semana han reconocido que no podrán cumplir con esta fecha y cancelaron una reunión ministerial planeada en Ginebra para finales de abril. Ahora, los miembros de la OMC tienen como meta llegar a algún tipo de acuerdo el próximo mes de julio.


“El progreso en estas negociaciones está congelado”, afirma Jeremy Hobbs, director de Oxfam Internacional. “Los países ricos están haciendo ofertas absolutamente inadecuadas, y al mismo tiempo demandan a los países pobres que hagan concesiones que pueden resultarles devastadoras. Tras el fracaso del cumplimiento de la fecha tope del 30 de abril, las esperanzas de alcanzar un acuerdo comercial que ayude al desarrollo se están desvaneciendo, y la limitación de daños está a la orden del día”.
El informe de Oxfam Internacional, “Una receta para el desastre”, afirma que, si bien un nuevo acuerdo es imprescindible, las ofertas puestas encima de la mesa no son suficientes y los países pobres deberían buscar un mejor acuerdo en lugar de firmar uno malo  en 2006. Y esto a pesar de que, una vez que venza el TPA el nuevo acuerdo puede llevar años de negociación.


“Es profundamente decepcionante llegar hasta el punto de decirle a los países en desarrollo que estarían mejor si no firmaran un acuerdo este año”, afirma Hobbs. “Oxfam Internacional siempre ha dicho que un nuevo acuerdo comercial, con el desarrollo como eje, puede significar una enorme diferencia para millones de personas pobres de todo el mundo que luchan por subsistir. Pero las afirmaciones por parte de los países más ricos de que lo que se está proponiendo es en beneficio de los más pobres son falsas: las propuestas actuales podrían dañar mas que ayudar a los países en desarrollo”.


El informe de Oxfam Internacional muestra cómo la combinación de ofertas decepcionantes en agricultura y demandas agresivas sobre liberalización industrial y de servicios pueden llevar al empeoramiento de los países en vías de desarrollo. Limitando la flexibilidad necesaria para que los países pobres utilicen las políticas comerciales como una herramienta de desarrollo, el nuevo acuerdo de la OMC puede destruir los modos de vida, impedir la industrialización y condenar  a la gente a la pobreza.


Las reformas acordadas en Hong Kong, como parte del llamado “paquete de desarrollo”, no son suficientes para anular los daños en otras áreas. Los subsidios a la agricultura serán frenados en 2013, pero sólo representan un 3,6% de lo que gasta la Unión Europea en agricultura y debieron haber sido eliminados hace tiempo. Eliminar los aranceles e impuestos a los productos de los países pobres es demasiado restringido, y las ofertas de “ayuda por comercio” se basan, en general, en compromisos reciclados.


El informe de Oxfam Internacional reconoce que una ronda lenta, en lugar de una que concluya en los plazos previstos, tiene sus inconvenientes. Permitirá la continuación de las reglas comerciales injustas, con lo que conllevan de sufrimiento para los más pobres, y existe el peligro de que los países ricos desvíen su atención hacia los acuerdos comerciales regionales.


“Una ronda lenta está muy lejos de ser lo ideal –afirma Hobbs–. Pero si se trata de elegir entre el colapso, entre una ronda lenta o un mal acuerdo, entonces ir lento parece la mejor opción. La OMC es el mejor lugar para negociar un nuevo acuerdo comercial y el resultado más deseable sigue siendo un acuerdo multilateral que reforme radicalmente las reglas comerciales para que sirvan a los países en desarrollo. Pero la segunda mejor opción es no aceptar un acuerdo como el que está en estos momentos sobre la mesa, que causará un gran daño a las perspectivas de desarrollo de los países pobres”.


Según el informe de Oxfam Internacional, para que un acuerdo sea aceptable, debe incluir recortes más profundos a los subsidios agrícolas de los países ricos (que provocan distorsiones en el mercado) y una mejor oferta de acceso a mercados. Los países en desarrollo deben tener el derecho de regular, de mantener espacios políticos y de liberar sus mercados de manera paulatina, de forma que sirva a los objetivos de desarrollo. Las demandas inaceptables sobre Acceso a Mercados para Productos no Agrícolas (NAMA por sus sigas en inglés) y servicios deben ser eliminadas y los principios de tratamiento especial y diferenciado, así como de “menos que reciprocidad total”, deben ser observados.


Los países pobres también necesitan acuerdos de ayuda por comercio que no estén ligados a la apertura de mercados, así como leyes de patentes que aseguren el acceso a medicinas a precios asequibles.

Contactar

Para más información, contacte con:
Amy Barry, Oxfam International, al + 44 (0)7980 664397

Palabras clave: