Una integración para el desarrollo, no a los Tratados de Libre Comercio

Publicado : 11 de mayo 2006

La Alianza Social Continental, Oxfam Internacional y el Transnational Institute han presentado hoy, en Viena, una acción de calle conjunta en la que voluntarios, vestidos como líderes de la Unión Europea, han deshecho un mapa tridimensional de América Latina y el Caribe. Bajo el lema “Una integración para el desarrollo, no a los Tratados de Libre Comercio”, las tres organizaciones han simbolizado la forma de actuar de la Unión Europea para comerciar con la región.


Enrique Daza, portavoz de la Alianza Social Continental, ha dicho: “Los tratados de libre comercio en América Latina siguen una agenda de desregulación, privatización y liberalización que ponen en peligro el derecho de las personas a tener acceso al agua, a la educación, al trabajo, a la alimentación y a la salud. Con este tipo de políticas, los derechos humanos y los valores democráticos, plasmados en las declaraciones oficiales entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe, son meros discursos de buenas intenciones”.


Simon Ticehurst, coordinador de campañas de Oxfam Internacional para América Latina y el Caribe ha afirmado que “el comercio puede ser una herramienta para impulsar el desarrollo pero los acuerdos comerciales entre los países desarrollados y los países en desarrollo no lo consiguen. Al contrario, sin medidas que tengan en cuentan las diferencias entre ellos, la liberalización comercial aumentará la desigualdad y pondrá en peligro los esfuerzos para reducir la pobreza. Si la UE habla en serio sobre el desarrollo en América Latina y el Caribe, debería parar los acuerdos de libre comercio y volver a la mesa de negociación en la Organización Mundial del Comercio, donde hace falta mejorar las ofertas y desbloquear la Ronda de Desarrollo”.


Fiona Dove, directora del Transnational Institute, ha dicho que “la UE habla mucho sobre cooperación para el desarrollo y diálogo político, pero bajo esta retórica está empujando de forma agresiva una agenda de libre comercio. A menos que el diálogo incluya a los movimientos sociales de Europa y América Latina, no parece que el ‘Consenso de Viena’ vaya a mejorar el Consenso de Washington. Desde los agricultores latinoamericanos a los jóvenes trabajadores europeos, las peticiones son básicamente las mismas: lograr un desarrollo verdadero, centrado en las personas, en la sostenibilidad medio ambiental y en el acceso a los servicios públicos para todos”.

 

Contactar

Para más información, contacte con David Viñuales: +43 (0)6765764922