Los acuerdos comerciales de la UE con África suspenden el test del desarrollo de Oxfam

Publicado : 21 de abril 2008

La UE va a provocar un daño irreparable para las perspectivas de desarrollo de algunos de los países más pobres del mundo si no revisa los acuerdos de libre comercio que deben finalizar este año, afirma Oxfam Internacional en un informe publicado hoy.


En el informe ¿Socios o rivales?, hecho público con motivo de la XII Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo que se celebra en Ghana, Oxfam Internacional presenta el primer análisis exhaustivo de los textos que la UE ha hecho firmar a algunos países. Concluye que, si se ratifican estos acuerdos de partenariado económico (conocidos como EPA por sus siglas en inglés), perjudicarán a las poblaciones más pobres y socavarán el desarrollo en 76 países de África, Caribe y el Pacífico (ACP).


Oxfam propone en su informe un Test de desarrollo, en el que desarrolla una completa batería de indicadores para evaluar el impacto de los acuerdos alcanzados sobre la pobreza.  Sometidos a ese test,  los acuerdos suspenden en todos los capítulos.


José Antonio Hernández, portavoz de Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España) para comercio afirma: “Nuestro análisis muestra que estos acuerdos se han desviado del modelo de desarrollo que se supone que iban a seguir. El coste será enorme: pérdidas anuales por los recortes de aranceles de 360 millones de dólares sólo para África, y además otros 9.000 millones de euros sólo para amoldarse a las exigencias jurídicas y aduaneras. Sin hablar de la pérdida de políticas comerciales independientes, que se necesitan con urgencia para promover el desarrollo y proteger los medios de vida.”


El análisis de Oxfam revela que los períodos de transición prometidos para la liberalización, de hasta 25 años, sólo han sido ofrecidos a pocos países y para unos cuantos productos. Es más, a los países en desarrollo se les han dejado pocos espacios de protección de su economía, y han tenido que usarlos para productos agrícolas, que la UE aún subvenciona fuertemente, lo que provoca enormes distorsiones en el intercambio comercial.


Las estrictas reglas de propiedad intelectual propuestas por la UE además de ensanchar la brecha digital comprometen muy seriamente los métodos agrícolas tradicionales, incluida la preservación de semillas. A cambio, la UE ofrece compromisos muy débiles para ayudar a los países pobres a acceder a nuevas tecnologías.


La UE está presionando para finalizar los acuerdos sobre bienes a mitad del 2008 y sobre servicios, inversiones y otras áreas el próximo año. Sin embargo expertos legales sostienen que los acuerdos firmados (aunque no ratificados) a finales del 2007 por 35 países no son legalmente vinculantes y podrían ser revisados. Decenas de ministros, parlamentarios, académicos, expertos en comercio y desarrollo, todos han cuestionado el enfoque actual de los acuerdos.


“En un acuerdo justo, que tuviera en cuenta que estos tratados buscan la colaboración entre una gran potencia económica y el grupo de países más pobre del planeta, Europa abriría sus mercados a todas las exportaciones sin exigir reciprocidad. No limitaría la libertad de los países en desarrollo para establecer políticas que respondan al interés público y refuercen la integración regional según sus propias prioridades. Y, además, ayudaría a estos países a ser más competitivos, a crear trabajos dignos y acceso a las nuevas tecnologías,” añadió Hernández.


“Hay mucho potencial para que estos acuerdos de asociación supongan una buena noticia para las perspectivas económicas de los países de África, el Caribe y el Pacífico, y aún estamos a tiempo para hacerlo, pero se está agotando”.


El informe recomienda: 

Una evaluación minuciosa e independiente de los acuerdos provisionales alcanzados, antes de que sean ratificados y se conviertan en obligatorio.

  • Adaptación de los esquemas de preferencias de la UE que ya existen, para asegurar que ningún país ACP queda en peor situación de la que actualmente tiene si no firma un tratado de libre comercio con la UE.
  • Renegociación de los aspectos problemáticos de los acuerdos alcanzados.
  • Flexibilidad de la UE en las negociaciones sobre servicios, inversión y otros asuntos relacionados con comercio, en los que los países ACP deben poder decidir si los incluyen y a qué ritmo en las negociaciones.
  • Apoyo adicional y rápidamente desembolsable de la UE para abordar las limitaciones en infraestructuras y competitividad en los países ACP.
  • Que países ACP hagan balance en el seno de sus bloques regionales, consultando a todas las partes implicadas, lo que incluye a trabajadores, productores y empresas, y puedan tomar decisiones estratégicas sobre la ruta a seguir.


Lee el informe: ¿Socios o rivales? Cómo debería Europa introducir el desarrollo en sus acuerdos comerciales con los países de África, Caribe y Pacífico

 

Contactar

Para más información, por favor contacte con:
Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España) – Gabinete de prensa
Anna Argemí +34 93 482 08 42/+34 628 049 352
aargemi@intermonoxfam.org