Contra la ‘Maldición de los Recursos’ Naturales

Cómo pueden y deben beneficiarse las personas pobres de la renta de las extractivas

En los países ricos en minerales e hidrocarburos, con frecuencia unas pocas empresas se benefician de su explotación, mientras que las rentas para el estado son escasas o se emplean de manera inadecuada, y la población local continúa en la pobreza.

Para luchar contra esta ‘maldición’ de los recursos naturales es preciso un reparto justo de los beneficios entre los sectores público y privado, una
mejor asignación de los presupuestos públicos para incrementar el gasto en salud y la educación, combatir la desigualdad y fomentar la creación de empleo para las personas pobres.

La transparencia y la rendición de cuentas son fundamentales en todo el proceso, especialmente en la asignación del
gasto público en todos los niveles de gobierno. Es hora de alcanzar acuerdos que sean justos para las personas pobres en los países ricos en recursos naturales. La actual crisis económica global hace aún más urgente que esto suceda ya.

Recomendaciónes

Gobiernos de países ricos en recursos naturales tienen que trabajar con el sector privado y la sociedad civil para:

  • Mejorar el marco legal y fiscal para renegociar contratos con compañías si es necesario;
  • Establecer o reforzar los sistemas de financiación públicos donde los ingresos de industrias de extracción pueden ser utilizadas para el gasto social;
  • Minimizar los impactos sociales y medioambientales de proyectos extractivos

Estas medidas necesitan:

  • Transparencia a todo nivel de la cadena de extracción;
  • Observación y promoción democráticas en este proceso (a través de la participación de la sociedad civil y parlamentos);
  • E instituciones y mecanismos de control, supervisión y sanción cuando es necesario.