El Banco de desarrollo de los BRICS

Por que el nuevo banco global debe adoptar una agenda a favor de los pobres

Los líderes de los cinco países conocidos como BRICS –Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica– se reunirán en Fortaleza (Brasil) este mes de julio para mantener su séptima ronda de negociaciones. A pesar de que ahora estos países despiertan un interés mucho menor del que despertaban entre los años 2009 y 2012, la puesta en marcha de una de sus primeras iniciativas institucionales de gran relevancia atrae un nivel de atención significativo: la creación del por el momento conocido como “Banco de Desarrollo de los BRICS”.

Es de crucial importancia que los BRICS se comprometan a llevar su iniciativa más emblemática más allá del concepto tradicional de “banco de desarrollo” y trabajen para definir en detalle una agenda transformadora. 

Así, entre las principales recomendaciones de Oxfam para el Banco de Desarrollo de los BRICS se incluyen:

  • El nuevo banco permite a los BRICS demostrar su liderazgo en la agenda en pro del desarrollo sostenible.
     
  • El nuevo banco puede servir como plataforma para globalizar los esfuerzos de los BRICS para acabar con la pobreza y reducir la desigualdad, con especial atención a la igualdad de género y los derechos de las mujeres.
     
  • Los países BRICS deben contar con políticas de cooperación internacional explícitas, basadas en los debates públicos y respaldadas por una sólida capacidad institucional.
     
  • El nuevo banco de desarrollo debe adoptar una estructura de gobierno democrática.
     
  • El banco de desarrollo de los BRICS debe asegurar ciertas salvaguardias medioambientales y sociales y establecer mecanismos de información, rendición de cuentas y rectificación.