Otra verdad incómoda

Cómo las políticas de biocombustibles agravan la pobreza y aceleran el cambio climático

En los países ricos, las políticas de biocombustibles se presentan como una respuesta a dos crisis: la crisis del cambio climático y la crisis del petróleo. Sin embargo, la evidencia demuestra que no son la solución a ninguna de ellas y que, por el contrario, contribuyen a una tercera: la actual crisis de los alimentos.

Escudándose en los biocombustibles, los gobiernos de los países ricos pueden evitar tomar decisiones difíciles pero urgentes sobre cómo reducir el consumo de petróleo, a la vez que cuentan con nuevas excusas para continuar con el costoso apoyo a la agricultura a expensas de los contribuyentes. Mientras tanto, las consecuencias más graves de estas políticas – el agravamiento de la pobreza, la degradación del medioambiente y la aceleración del cambio climático – ya se están dejando sentir con fuerza en los países en desarrollo.