Protección de civiles en 2010

Hechos, cifras y la respuesta del Consejo de Seguridad de la ONU

En 2010, millones de hombres, mujeres y niños fueron asesinados, violados, desplazados, heridos o reclutados a la fuerza en conflictos armados de todo el mundo. Ya sea por encontrarse en la línea de fuego o por ser blancos intencionados, con demasiada frecuencia la población civil sufre de manera desproporcionada las consecuencias de los conflictos.

La obligación principal de proteger a la población civil afectada por un conflicto recae en los gobiernos nacionales y las partes en conflicto. Sin embargo, cuando estos actores no pueden o no quieren cumplir con esta obligación la comunidad internacional, concretamente el Consejo de Seguridad de la ONU, tiene la responsabilidad de reconocer la situación de los civiles atrapados en el conflicto y actuar para protegerlos. Este informe analiza el impacto de los conflictos armados sobre la población civil en 2010 e insta al Consejo de Seguridad de la ONU a mantenerse mejor informado y actuar de manera más coherente en su enfoque de proteger a civiles en los conflictos armados.

Recomendaciones:

  • Los estados deben trabajar de forma activa para proteger a la población civil del conflicto armado y la violencia grave, utilizando la mediación y los cauces diplomáticos para evitar la violencia y actuando en las primeras etapas de una crisis predecible.
  • El Consejo de Seguridad debe adoptar un liderazgo claro en la protección de civiles afectados por conflictos, para lo cual tiene que actuar de manera coherente para proteger a la población civil.
  • El Consejo de Seguridad debe prestar apoyo para mejorar la calidad de la información, el análisis y las actuaciones en torno a civiles afectados por conflictos armados
  • El Secretario General de la ONU debe mejorar la aportación de información sistemática y pertinente sobre las amenazas enfrentadas por civiles en los informes temáticos y de país, incluyendo la violencia sexual y de género y la negación del derecho a la asistencia.
  • Alentar a la ONU a que siga desarrollando indicadores y criterios para la elaboración de informes sobre la protección de civiles y, para ello, colaborar con otras organización y ONG que trabajan en el establecimiento de normas internacionales para los informes sobre víctimas civiles y la protección de civiles frente a amenazas en los conflictos.