6 meses después: La ayuda ha salvado vidas pero los supervivientes del terremoto en Pakistán continúan necesitando apoyo

“Oxfam Internacional considera que se debe ayudar a la gente a volver a casa.”
Farhana Faruqi Stocker
Oxfam Pakistán
Publicado : 7 de abril 2006

Seis meses después del terremoto de Pakistán –el mayor desastre natural que ha vivido el país--, muchos de los dos millones de personas que se quedaron sin casa afrontan todavía una situación muy crítica, ha declarado Oxfam Internacional.  Oxfam Internacional considera que la respuesta a la emergencia ha sido un éxito. A pesar de los difíciles accesos al terreno y los problemas de logística, ha sido posible prevenir epidemias y una catástrofe mayor.


“Gracias a las temperaturas relativamente suaves y al trabajo que han hecho conjuntamente las autoridades pakistaníes, los organismos de ayuda y los donantes, gracias a todo ello los dos millones de personas que se quedaron sin casa por el terremoto pudieron sobrevivir al invierno del Himalaya sin que ocurriera la temida segunda catástrofe humanitaria”, ha declarado Farhana Faruqi Stocker, coordinadora de Oxfam Internacional en Pakistán.


Pero aún se necesita más ayuda, ya que miles de refugiados están dejando los campos y volviendo a sus poblaciones de origen, mientras que las autoridades locales empiezan a trabajar en la rehabilitación y la reconstrucción de las localidades afectadas.


Las organizaciones de ayuda han expresado su preocupación respecto al pronto traslado de la población a las áreas más afectadas, ya que:

  • No hay una estrategia clara de cómo va a desplazarse la población más vulnerable.
  • No hay suficiente comunicación sobre los planes oficiales.
  • No hay una provisión de tierra alternativa.


“Oxfam Internacional considera que se debe ayudar a la gente a volver a casa,” afirma Stocker. “ Este proceso tiene que ser seguro, voluntario, digno y transparente, y las autoridades deben asegurar a la población a recibir el apoyo adecuado una vez llegada a sus aldeas. Un proceso de estas características debe ser efectivo a largo plazo.”


“Nos alegramos de los pasos que están dando las autoridades para conseguir que estos objetivos sean reales", añade, “pero con miles de personas volviendo al mismo tiempo a sus casas, se requerirán muchos más esfuerzos sobre el terreno.”


Varias organizaciones de ayuda han denunciado que se han cerrado muchos campos de refugiados sin que se sepa qué va a ser de la gente más vulnerable, como los enfermos, los discapacitados, la viudas con niños o la gente sin tierras.


“Muchas personas nos han dicho que quieren volver pero que no pueden porque sus pueblos están enterrados bajo escombros y montañas de tierra”, afirma Stocker. “Se necesita un programa de rehabilitación integral de la zona para que la gente que vuelva a casa no forme nuevos campos de refugiados improvisados”.  Además, deberían publicarse los resultados de los estudios sísmicos para saber qué zonas son las más estables antes de empezar la reconstrucción de viviendas, afirma Stocker.
Más de 1840 réplicas han sacudido la zona desde el gran terremoto de octubre pasado. Un seísmo de intensidad 5.2 grados en la escala de Richter hirió de gravedad a una docena de personas el martes pasado.


Los temblores, la lluvia y la nieve han contribuido también a que, diariamente, haya desprendimientos de tierra. Se prevé que esta situación puede agravarse cuando lleguen las lluvias monzónicas, en junio y julio. Por otra parte, el hecho de que las temperaturas aumenten – se espera que lleguen a más de 30º en Abril y pasen de los 40º a mediados de junio- hace que el riesgo de contraer enfermedades aumente.


“Tampoco tenemos que olvidar que los refugiados que están aún viviendo en pequeños grupos de tiendas, y que no están clasificados como campos, necesitan apoyo”, añade Stocker.
Se ha confirmado que más de 73.000 personas murieron en el terremoto de 7.6 grados en la escala de Richter que, el 8 de octubre pasado, devastó la región de Cachemira, administrada por Pakistán. La India ha anunciado que son 1.400 las víctimas mortales del sector que administra.


La falta de refugios apropiados para combatir las bajas temperaturas de la zona ha sido uno de los problemas más graves del principio del invierno. Además, la falta de coordinación también dificultó la distribución de ayuda en las primeras semanas posteriores al terremoto, provocando una duplicación de los esfuerzos y ayuda insuficiente en áreas más remotas.


La comunidad internacional debería aprender de los errores cometidos, según Oxfam Internacional, para hacer llegar ayuda tanto material como humana con más rapidez y y de una manera más efectiva a través del liderazgo de las Naciones Unidas.
Oxfam Internacional ha proporcionado agua y equipamiento sanitario a más de 540.000 hombres, mujeres y niños de las áreas afectadas. La organización ha distribuido tiendas  y ha proporcionado refugios temporales a más de 350.000 personas, mientras que el programa sobre medios de vida ha ayudado a más de 40.000 personas a rehacer sus vidas.
 

Contactar

Para más información, por favor contacte con:
Shaheen Chughtai, Oxfam senior media officer al (92) 300 856 0632 or schughtai@oxfam.org.uk,
or Daud Malik, Oxfam national media officer al (92) 300 856 9312 or dmalik@oxfam.org.uk