El gasto militar global superará este año las cifras récord de la Guerra Fría

“Año tras año los conflictos causan más hambre y más sufrimiento.”
Arianne Arpa
Directora de Intermón Oxfam
Publicado : 21 Septiembre 2006

Oxfam Internacional pide a los gobiernos que impulsen en las próximas semanas en NNUU un tratado para controlar el creciente comercio de armas.


El gasto militar global batirá antes de fin de año las cifras récord registradas durante la Guerra Fría. EEUU, Oriente Próximo y algunos de los países más pobres del planeta son los principales responsables del aumento de este gasto. En este contexto preocupante, Oxfam Internacional  pide a los representantes de los gobiernos de todo el mundo –que participan estas semanas en la Asamblea General de NNUU– que acuerden impulsar un tratado internacional que controle el creciente comercio de armas.


Se estima que el gasto militar mundial alcanzará este año los 834.000 millones de euros, dato que supera en términos reales las cifras más altas alcanzadas durante la Guerra Fría, y que es quince veces más de lo que se gasta actualmente en ayuda internacional. Este crecimiento en los presupuestos militares ha generado un boom en la industria armamentística. De hecho, las 100 mayores empresas de armas han incrementado sus ventas en un 70 por ciento, pasando de 123.000 millones de euros en el año 2000 a los 211.000 en 2004.


Estas armas están alimentado unos conflictos que se han convertido en la principal causa de las hambrunas en el mundo, según la FAO. Así ha sido en el 35 por ciento de las emergencias alimentarias ocurridas en el mundo entre 1992 y 2003, comparado con el 15 por ciento en el periodo que va de 1986 a 1991.


“Año tras año aumenta el gasto en armas, y año tras año los conflictos causan más hambre y más sufrimiento. Las ventas de armas no comienzan los conflictos pero está claro que los alimentan y los alargan. Es hora de que el mundo entero ponga fin al flujo incontrolado de armas a zonas en conflicto. En la votación histórica que tendrá lugar en Naciones Unidas este mes de octubre, los gobiernos deben ponerse de acuerdo para empezar a trabajar en un tratado sobre comercio de armas”, afirma Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España).


Africa, el continente que más sufre


África es la región más afectada: el 61 por ciento de los países del continente que sufren crisis alimentarias están también atrapados en guerras civiles. Países como la República Democrática del Congo, Ruanda, Sudán, Botswana y Uganda han multiplicado por dos sus gastos militares entre 1985 y 2000.


“En toda África, se pierden cada año 15.000 millones de dólares por el impacto de las guerras, un desperdicio de recursos monstruoso si se tiene en cuenta la necesidad desesperada de aumentar la ayuda al desarrollo que tiene el continente. Dinero de la ayuda internacional que debería utilizarse en el desarrollo pacífico de estos países tiene que desviarse a abordar las crisis humanitarias que crean las guerras. Tenemos que parar el flujo de armas a las zonas en conflicto de los países pobres”, añade Ariane Arpa.


También en otras partes del mundo se sufren las consecuencias de los conflictos alimentados por el creciente comercio de armas. En Gaza, en los últimos meses, cientos de contenedores con ayuda alimentaria de NNUU han quedado bloqueados en los pasos fronterizos dejando a los palestinos con escasez de suministros de productos esenciales como el pan.


En Afganistán, 2,5 millones de personas no tienen alimentos suficientes para el invierno que se avecina y el conflicto está dificultando la ayuda humanitaria. En los próximos meses, Oxfam Internacional planea distribuir alimentos directamente a unas 30.000 personas en áreas remotas de las provincias de Daikundi y Badajsan (en el centro y noreste del país, respectivamente), y a otras 10.000 personas a través de las organizaciones locales con las que trabajamos. La situación sobre el terreno es muy difícil, con 28 trabajadores humanitarios asesinados en el país en lo que llevamos de año.


“La situación en Afganistán de cara al invierno es muy mala porque se han producido sequías en seis de los últimos siete años, por lo que la gente ya no tiene reservas de las que tirar. La guerra empeora esta situación, porque dificulta que la ayuda llegue a los que la necesitan”, explica Ariane Arpa.
 

Contactar

Gabinete de prensa de Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España)
Carmen Rodríguez, tel +34 91 204 67 20; +34 615 359 401